Me llamo Juan y voy a contaros de nuevo otra historia real que me pasó personalmente a mi. Tiene sitio hace ya unos años, concretamente cuando yo tenia 20 añitos y ahora tengo treinta y seis. El planeta de las tecnologias moviles no era como ahora ni las paginas para conocer gente eran lo mismo. Habia dos, tres paginas contadas. Pues estaba yo registrada en una y sinceramente que no se me daba mal, tenia mis encuentros, mis citas pero con pocas llegaba a mas de un morreo y unos tocamientos. Hasta que llegó el día que conocí a Marta.

En las fotografías que tenia colgadas, se veia una señorita muy guapa, ojos azules, de pelo castañito, media melenita y una carita muy fina, de tamaño se veia normal y de cuerpo rellenito con curvas. Pero inevitablemente los ojos se ivan a sus tetas, grandes y bien preciosos, hacia gala de ellos puesto que en las fotografías siempre y en todo momento iva con un buen escote. Seguí examinando su perfil y para mi sorpresa tenia treinta y siete años. Le deje un par de mensaje a ver si llegaban a algo y bingooo. Me contestó, estuvimos hablando por varios días, hasta el día en el que decidimos quedar para tomar algo. Ella me afirmó la zona donde tendria que pasar a recogerla, fuí puntual y alli estaba ella, tal y como se veia en las fotografías, solo que en persona se le apreciaban unos tetas mas grandes que en las fotografías, nos saludamos y fuimos a la cafeteria, era imposible charlar con ella sin mirarle los tetas. Iva vestida muy simple, unos vaqueros y un chaleco de tirantas con muy buen escote.

Una vez que estabamos tomando cafe, se levanto un par de veces y me volvia loco, me fijaba en ese cuerpo redondito, con curvas, rellenito y ese par de tetas uffff ella parecia darse cuenta y no para de provocarme, insinuarse etc. A mis 20 añitos andaba algo cortado todavia y sin reaccionar por lo que la primera cita no llego a mucho mas que un par de roces y un beso de despedida. A ella se vé que asimismo le gusté puesto que me afirmó de regresar a vernos, quedar y tal.

Así fué, quedamos a la semana siguiente, pero esta vez iva mas provocativa, un pantalón más apretado y una camisa de la que le faltaba por abrochar varios botones. Estuvimos cenando, tomando unas cervezas y entonces un par de copas. Cuando ivamos de regreso a su casa, acercó su boca a mi oreja y empezo a lamerla y decirme que si no era yo el que tomaba la iniciativa sería ella, siguió lamiendo mi oreja, mi cuello y con su mano empezo a desabrochar el pantalón hasta que consiguió meter la mano por dentro, empezo a tocar toda mi polla, ya casi dura del todo, no paraba de decirme lo que iva a gozar con ella pero que por ahora no pasaria de ahí, que esperariamos mejor a llegar a su casa. Se separó de mi, dejandome con un gran dolor de polla, me iva a reventar pero se incorporó y se puso de nuevo bien sentada, instante que aproveche yo para ir metiendo mi mano por su camisa, sentir su piel caliente y notar como se le iva erizando, empezé pasando la mano por encima de su sujetador, primero la apretaba muy suave y muy lentamente, intentaba abarcarla toda entera pero me resultaba imposible, estaban blanditas pero cada vez iva notando más como se le iva poniendo duro el pezón, lo siguiente fué meter mi mano bajo el sujetador y tocar frentemente su pecho, lo apretaba y lo soltaba, apretaba de nuevo y volvia a soltarlo, parece que le agradaba eso, ahora empeze apretar y acabar pellizcandole el pezón, vaya si lo tenia duro, acabé jugando con su pezón, retorciendolo muy suavemente, dandole tirones y provocandole gemidos de placer. Desvié mis vista y la miré y cual fué mi sorpresa cuando la ví con los ojos cerrados gozando y con una mano dentro de su pantalon. Vaya si me puso caliente la escenita. Le saqué la mano, me miró extrañada como diciendo que estaba haciendo pero cuando se dió cuenta que me llevé su mano a mi boca para beberme sus jugos empezó a decirme lo caliente que la tenia y las deseos que tenia de cogerme.

Llegamos a su casa, dió un portazo para cerrar y se abalanzo a mi, empezamos a besarnos, la llevé contra la pared y empezé a apretar mi cuerpo al suyo, a estas alturas ya tenia las tetas por fuera del sujetador y de la camisa, vaya imagen sensual dos tetas grandisimas por encima del sujetador y fuera de la camisa aun si desabrochar del todo ufff, lo recuerdo y sigo calentandome. Empiezo a chuparle los pezones, aprieta mi cabeza contra ella, no para de gemir y pedirme que no pare. Dejo de chuparle los pezones por un segundo y aprovecha para quitarme el chaleco y empezar a quitarme los pantalones, quedandome solo en boxer, se queda mirandome y empieza a morderse el labio poniendo cara de niña mala y diciendome que atracon piensa darse. Se quita toda la ropa y de nuevo empiezo a rosarme con ella contra la pared. Le toco los tetas, se los pellizco y pide mas, bajo mi mano a su conchita el que esta completamente depilado y muy muy mojado.

Marta entre jadeos se pone de rodilla y baja mi boxer de un tirón y saltandole la polla como un resorte llegando incluso a golpear su cara. No tarda ni un segundo en engullirla y devorarla, a esas alturas pocas señoritas me la habian chupado igual. Nos fuimos a la cama y alli empezé yo a chuparle la vagina, muy lentamente, primero rosandola con la puntita de la lengua y entonces dedicandome a su clitoris el que esta ya hichadicimo, poco a poco fue ejerciendo mas presión sobre él con mi lengua y empeze a meterle dos deditos muy despacito al unísono que le seguia mamando, era un rio de fluidos, una vez dentro los dos dedos se los metia y se los sacaba cada vez mas rapido, se los dejaba muy profundo metidos y empezaba a separar y juntar los dedos a moverlos en circulos dentro de ella y de nuevo mete saca super rapido, cuando presentí su clímax le saque los dedos y deje de lamerle. Cosa que la desesperó de forma brutal, pidiendo que la follara ya, que se la metiese, pues eso hice, me puse las piernas en mis hombros, le puse la cabezota de mi polla en la entradita de su vagina y deje caer mi peso sobre ella, penetrandola hasta el fondo, estoy seguro que los vecinos la escuchaban gemir, era impresionante, empeze a bombearla de menos a mas y ella no hacia otra cosa que gemir y pedir mas y mas y mas. Acabó explotando con un sonoro orgamos con mi polla dentro, mojandolo todo, las convulciones que tenia eran incontrolable y los gemidos increibles. Ya cuando consiguió relajarse, me tumbo boca arriba y masajeandome los huevos y metiendo medio dedo en mi culo comenzo a chuparme la polla, le avisé que iva a correrme y esto parece que la animó más puesto que empezo a succionar mas fuerte hasta sacarme toda la leche, no le salió ni una gotita por fuera. Me dejó sin palabras de la pedazo de felación que me habia hecho. Veo que viene sobre mi gateando con sus enormes tetas rosandome todo el cuerpo, me que extrañado y comienza a alimentarmeme la boca y cual fué mi sopresa que empezó a intercambiar conmigo mi propia leche. Era la primera vez que me hacian eso y lejos de asustarme o darme asco, le seguí el juego y acabamos los dos con un gran beso blanco mi primer beso blanco.

176 View