Recordareis que dejamos a Fernando y a Paloma en casa de Andrés y Manuela, y que terminaban de acordar hacer un cambio de parejas a lo largo de lo que quedaba de fin de semana. Para estar más libres y de qué manerados y que no pudiera influir en sus relaciones el estar juntas las dos parejas decidieron quedarse donde estaban André y Paloma y Fernando y Manuela se irían a la casa que Fernando tenía en el pueblo. Antes de marchar Fernando y Manuela cogieron los útiles de aseos y él un calzoncillo, un pantalón y una camisa y Manuela solo unas bragas y puesto por encima una especie de salto de cama, debajo no llevaba nada. Y le afirmó a Fernando que si necesitaba algo para salir cogería lo que mejor la estuviera de la ropa que Paloma tuviera en la casa. Creo que con esta introducción ya hemos podido coger el hilo de la historia donde la dejamos, ahora continuamos con ella, en esta ocasión va a ser Fernando el que nos cuente su aventura con Manuela y en otra ocasión os contaré la experiencia de Paloma, ahora de nuevo cedo la palabra a Fernando:

Salimos de la granja de Andrés y Manuela y nos dirigimos a la casa que tenemos nosotros en el pueblo. Nada más llegar subimos directos a la habitación, yo me desnude de nuevo por completo y Manuela se desprendió del salto de cama que era la única prenda de vestir que llevaba encima y de nuevo empezamos a amarnos como locos.

El resto del fin de semana estuvimos todo el tiempo desnudo y amándonos y follando sin parar, y como había ocurrido en la granja, lo hicimos sin preservativos y sin protección alguna, pues los dos deseábamos que Manuela quedara preñada y tener un hijo en común, aunque esto no se lo contamos a Andrés. Solamente parábamos para comer y mientras que Manuela preparaba la comida yo me vestía y marchaba a la panadería del pueblo a por el pan, era lo único que nos hacía falta todo lo demás teníamos de sobra en la casa (Paloma en este sentido es prevenida y siempre y en todo momento tiene el frigorífico cargado de comida para al menos hacer frente a 5 o seis días). Manuela se probó ropa de Paloma para por si acaso tenía que salir a algo al pueblo, pero todas le quedaban pequeñas y no le abrochaban. Solo había una bata abierta por delante que la quedaba justo y muy apretada (marcándola toda su anatomía), pero a la altura de sus tetas no la cerraba. Como era lo único que la quedaba medianamente aceptable, aunque se la vieran casi todas sus tetas, cogimos la pusimos aparte por si era necesario que se las pusiera.

El domingo por la tarde sobre las 7, sintiéndolo con todo nuestro amor tuvimos que dejar mi casa y regresar a la granja para yo deregresar a Manuela a su marido y Andrés a mí a Paloma y regresar mi dama y yo para nuestro domicilio de Madrid. Antes de salir a la calle en el garaje Manuela llorando se abrazó a mí y estuvimos un buen rato besándonos y tocándonos, nos era difícil parar y separarnos y no pudiéndonos reprimir más tiré de la bata por la solapa y la abrí de un tirón, la bajé las bragas y yo mis pantalones y calzoncillo y follamos como salvaje en los asientos del coche, al terminar y tras recuperarnos un tanto , nos vestimos , ella solo se pudo abrochar uno de los botones, pues los demás se los había roto yo al tirar de la bata, Manuela me afirma:

“Que lastima se haya terminado, me encantaría que todo esto siguiera unos días más, pero tú debes marchar, pues debes trabajar”

Yo la decía:

“Si es una pena, yo asimismo deseo seguir más tiempo contigo, si no tuviera que trabajar bien sabes que me quedaría contigo. Pero …..no ….no es una locura lo que estoy pensando, mejor dejarlo. No obstante, podemos regresar a quedar para el siguiente fin de semana o dentro de quinces días, no crees?”

Y ella me afirmas:

“Dime, ¿qué es lo que habías pensado que te has quedado dudando y al final no te has decidido a decírmelo?”

Yo dudando la contesto:

“No sé Manuela, había pensado….pero es una locura, Andrés jamás lo aceptará. Bueno te lo voy a decir lo que se me ha venido a la cabeza. Mira ¿tú crees que si le propongo Andrés que sigamos con el intercambio a lo largo de la semana que viene, aceptaría?, date cuenta que tú tendrías que venirte a Madrid conmigo, pues yo no puedo quedarme puesto que tengo que trabajar.”

Ella sonriéndome me afirma:

“No sé, ¿pero y Paloma se querría quedar toda la semana con Andrés?, de todas formas, nada perdemos preguntándoselo, tenía que subir a lavarme un tanto el coño, me le has vuelto a poner perdido de semen, mira como me sale y como me escurre todo mi culo y nalgas abajo”.

Diciendo esto se volvió abrazar a mí y me dio un beso en mi boca y yo entonces la afirmé:

“Por favor Manuela, no te lo limpies, me agradaría pensar que si tu marido no consiente que sigamos con el intercambio, te quedes con mi semen el mayor tiempo posible, pues yo deseo tanto o más que tú que te hayas quedado en este fin de semana preñada de mí y si te lo bañadas ahora, a lo mejor perdemos nuestra última ocasión a fin de que eso ocurra”.

Ella me contesta:

“Pue si es eso lo que tú deseas, que no se hable más, así va a ser caso de que no me marche hoy contigo lo tendré al menos hasta mañana y procuraré no ir al wáter hasta mañana en el instante en que me levante. Ahora voy a cruzar con fuerza mis piernas y juntar todo cuanto pueda mis muslos a fin de que no se siga saliendo ni una gota más de tu semilla depositada dentro de mi vagina, mi amor. Pon el coche en marcha y vamos para la granja, cuanto antes cuando lleguemos antes saldremos de duda si Andrés y Paloma consienten en tu propuesta o no, yo por mí estoy resuelta a seguir con el intercambio de pareja tal como estamos”.

Encendí el motor y saque el coche a la calle y tras cerrar rapidamente nos encaminando hacia la granja, cuando llegamos Paloma y Andrés aún estaban liados, les cogimos en el salón donde habíamos estado la primera noche en el camastro follando como locos, al entrar oímos a Paloma gritarle a Andrés:

“Siiiii asiiiii, asiiiiii no pares cabrón que bien me lo haces, lo que estoy gozando este fin de semana contigo. Joder si mi marido me follara como tú me lo estas haciendooooo siiiiii sigueeeee aaaaa. Él siempre y en todo momento pone la pega de que no siente placer porque afirma que yo tengo el chocho muy grande, pero mira como tú con una polla similar y con el mismo coño, si sientes placer y me haces gozar a mí, a ti te siento, te siento y me agrada como lo haceeeesss siiiiii asiiiiiii rozame mis paredes aisiiiiii aaaahhhhhhhh que placeeeeerrrr”

Y Andrés la contesta:

“Te agrada, ¿he? ¿Te agrada como yo te lo hagooooo? Disfruta perra gozaaaa que todavía tenemos tiempo antes que cuando lleguen esos dos. Yo asimismo prefiero como tu follas a como lo hace la golfa de Manuelaaaaa , siiiiii , siiiiii que puta y guarra ereeees tuuuuuu asiiiii asiiiiii es como me agradan a mí las damaes putas y guarraaaaassss ….aaaahhhhhhh oooooooh que pedazo coño que tieneneeees Palomaaaaaaa……….voy a correrme , voy a correrme de nuevo dentro de tíiiiii siiiiiii tu no sales de acá este fin de semana sin preñaaaarrr , por Andrés que llevo por nombreooooooo y veráaaa que cara va a poner el atolondraoooo de tu maridoooooo cuando le afirmes que estas preñaaaaaa y que crea que eeeeesss suyoooooooooo siiiiiiiii……”

Yo pensé al oírle:

“Si tú supieras, realmente como folla tú dama no dirías lo que estás diciendo y si supieras que Paloma, tras su percance con el perro que tuvo hace unos años, ya no puede tener hijos y que quizás el que cargue con algún hijo sin ser suyo va a sers tú no te reirías tanto de mí, de ahí que como afirma el refrán, Andrés el que ríe el último ríe mejor, ja , ja, ja….”

Al vernos Andrés nos saludó con la mano pero no dejo de empujar y penetrar a Paloma y seguir insultándome, hasta que se corrió dentro de ella. Cuando acabó se bajó de encima de ella y poniéndose de pie y mirando hacia nosotros (yo podía ver a mi dama toda espatarrada y echando gran cantidad de semen y líquidos por su gran coño) desnudo como estaba y sin taparse nos afirmó:

“Ya estáis acá, pronto habéis venido, podíais haber aprovechado un tanto más, a Paloma y a mí aún nos agradaría y tenemos deseos de seguir”

Yo le contesto:

“Son ya cerca de las 8 de la tarde y tenemos que irnos a Madrid, yo trabajo mañana, a mí y a Manuela asimismo nos habría agradado haber continuado, hemos gozado muchísimo estos días los dos, pero el tiempo vuela y a nosotros sobre todo se nos ha pasado volando”

Él entonces me afirma:

“Venga subiros un ratito más a nuestro cuarto, aunque no sé si ya las sabanas se habrán secado, pues tú dama cuando se corre es como un rio, la cantidad de flujo y líquidos que echa. Luego cenamos un tanto y os vais tranquilo para Madrid, pero al menos dejadnos despedidnos como se debe, puesto que no vamos a poder estar juntos hasta como pronto el fin de semana que viene”

Entonces mi dama se incorpora del camastro y me afirma:

“Venga Fernando , por favor quedémonos un tanto más como afirma Andrés, lo estamos pasando tan bien que me agradaría estar más tiempo con él y yo sé que a ti te pasa lo mismo con Manuela, venga por favor concédeme este deseo por favor”

Yo entonces mirando a Manuela y sonriéndola y aprovechando lo que los dos nos acaban de decir les contesto:

“No , no puede ser, y mira que me agradaría seguir con Manuela, pero se nos va hacer tarde en la carretera y no deseo ir a las tantas de la noche por estas carreteras hasta llegar a la autopista, de modo que Paloma, vístete y aséate si deseas un tanto , recoge nuestras cosas y nos vamos, si queréis quedamos para el fin de semana que viene”

Andrés vuelve a decirme:

“Venga Fernando no seas agua fiesta, aguanta un tanto más, mira tu dama te lo está pidiendo y tú seguro que en el fondo asimismo lo deseas, no seas así…”

Yo entonces le digo:

“Tienes razón Andrés, Paloma está deseando que nos quedemos un tanto más y yo asimismo lo deseo, pero no puede ser. Por eso puesto que todos tenemos deseos de seguir un tiempo más con el intercambio de parejas y si nos vamos se acabará ahora, te propongo si los tres estamos de acuerdo y sé que tú dama Manuela lo desea igual que Paloma que tú y que yo, que prolonguemos el intercambio de pareja a lo largo de toda la semana que viene. Es decir que dejes que Manuela se venga conmigo a Madrid y ocupe el sitio de Paloma y que mi dama ocupe el sitio de Manuela acá. Y que a lo largo de esta semana Manuela sea mi esposa en todos y cada uno de los sentidos y Paloma sea la tuya. Yo creo que si es verdad que todos deseamos estar con la persona que hemos pasado estos dos últimos días es la mejor solución”

Se hizo un silencio y tras unos segundos, Andrés mira a su esposa y la pregunta:

“Tú estarías de acuerdo, te irías esta semana a estar con Fernando como si fueras su dama con todas las consecuencias”

Y Manuela contesta a su marido con una sonrisa en su cara:

“Si lo estoy deseando”

Yo para no ser menos ni menospreciar a Paloma, mi dama, la pregunto lo mismo:

“Y tú Paloma, estarías dispuesta hacerlo asimismo, ser a lo largo de esta semana la esposa y dama de Andrés en todos y cada uno de los aspectos, incluso en las labores de la granja”

Paloma estaba muy exvisitada y apenas me dejo terminar la frase enseguida contestó:

“Si yo como ha dicho Manuela, asimismo deseo seguir con Andrés como si fuera mi marido con todas las consecuencias a lo largo de esta semana”.

Entonces dirigiéndome a los tres les afirmé:

“Bueno como parece que a todos nos parece bien y estamos de acuerdo, prolongamos el intercambio de parejas una semana más. Pero esta vez incluso lo vamos a aumentar (a adquirir los cuatro cada uno con su pareja nueva), las obligaciones y derechos de cualquier matrimonio, es decir: Durante esta semana Paloma va a ser la esposa y dama de Andrés y se quedará acá en la granja y Manuela va a ser mi esposa y dama y se vendrá conmigo a Madrid. Ello conlleva que si de los encuentros que hemos tenido este fin de semana y de la convivencia que vamos a tener a lo largo de la semana que viene cualquiera de las damaes queda preñada, cuando cada dama sea regreso a su marido legitimo este actuará de padre de la criatura y la reconocerá como suya dándola sus apellidos, si la hubiere, aunque sepamos todos que el padre biológico es el otro. Si alguno de los dos maridos se niega a reconocer lo que su dama lleve en su vientre como suyo, el padre biológico le dará sus apellidos asumiendo ambas damaes este hecho y decidiendo la dama del que no quiera reconocer a la criatura como suya, si sigue con su marido verdadero o se va a vivir para siempre y en todo momento con el padre biológico de su hijo y la esposa de este formando desde entonces un matrimonio a tres, teniendo las dos damaes los mismos derechos sobre ese hombre y él sobre las dos damaes. Si la esposa legitima del padre biológico no aceptara el matrimonio a tres y el otro hombre (el que no ha aceptado al hijo) lo desea y desea podrá irse con él a vivir realizándose el intercambio de pareja para siempre y en todo momento con todas las consecuencias, derechos y obligaciones y por tanto divorciándose ambas parejas y casándose si lo desean con sus nuevas parejas. Estáis de acuerdo con lo que acabo de proponer, pensadlo todos un tanto antes de decidiros, después no habrá vuelta atrás y la palabra y trato que hagamos lo cumpliremos.

Todos callamos a lo largo de un rato y sopesamos lo que les había expuesto, yo sabiendo que allí el único padre biológico que podría haber sería yo, a no ser que en el útero de Paloma se produjera un milagro. Ella asimismo lo sabía y parece que por su cara lo aceptaba. Andrés y Manuela charlaron un rato a solas y Paloma y yo asimismo, entonces Paloma me afirmó:

“Lo tienes bien pensado, tan bien lo has pasado con Manuela para proponer esto?, sabes que yo no me puedo quedar preñada pero ella sí. Y tú crees que Andrés con lo machote y machista que es va admitir, si vuelve Manuela preñada de Madrid, lo que has propuesto? Si piensas que sí estás loco, pero bueno tú vas a saber que haces, si eso ocurre ten en cuenta que yo no voy a compartirte con ella de modo que si te la llevas a casa va a ser ella o yo. Pero quizás tengas razón, yo voy a botar que si pues si ocurre lo que yo pienso que tú deseas que ocurra, te dejaré y le propondré a Andrés vivir con él y si no ocurre seguiremos como estamos hasta ahora y seguiremos intercambiándonos cuando queramos”

Yo la sonreí y calle, pues había dado en el clavo de lo que yo deseaba que pasara, pues desde que vi a Manuela el viernes desee estar para siempre y en todo momento a su lado y sé que Paloma a lo largo de estos años no había podido olvidar la etapa que fue novia de Andrés y que en el fondo asimismo le deseaba.

Pasada más de media hora, Andres y Manuela se acercaron dónde estábamos Paloma y yo y nos afirmó:

“hemos hablado y nos hemos puesto las cosas claras y sabemos cada uno a lo que nos exponemos y hemos decidido aceptar el trato ¿y vosotros que habéis decidido?”

Yo le contesto:

“Igual que vosotros hemos hablado y sopesado cada condición y una parte del trato y nos ha parecido bien, nosotros asimismo lo aceptamos”.

Al acabar de decir yo estas palabras, todos asentimos y sellamos el trato juntando nuestras manos y apretándonoslas en el centro del círculo que habíamos formado. Luego nos besamos unos a otros. Pero yo a fin de que quedará todo escrito, no fuera a ser que algunos después se echara para atrás, le afirmé a Andrés que trajera papel y bolígrafo y me puse a redactar un documento en el que incluí todo lo tratado y al final firmamos los cuatro y pusimos nuestro número de DNI, escribí otro igual y asimismo firmamos los cuatro a fin de que cada hombre se guardará una de las copias.

Yo tras dar su copia Andres y guardar la mía afirmé:

“Entonces quedamos el viernes por la tarde acá que regresaremos, pero el intercambio lo haremos el domingo. Caso de que a cualquiera de las dos parejas les surja algo o desee seguir prolongando el estatus que acabamos de acordar por algún tiempo más se lo comunicará a la otra pareja y si estamos los cuatro de acuerdo se prolongará por el tiempo que acordemos”

Yo entonces la afirmé a Manuela:

“Sube hacer tu maleta mientras que yo cojo de la nuestra mis cosas. Paloma dejo tus ropas y demás cosas que aún tengas en la maleta encima de la cama, para poder llevarme yo la maleta”

Yo no tarde ni cinco minutos en bajar del piso de arriba con mi maleta hecha. Cuando lo hice de nuevo Paloma y Andrés estaban besándose y tocándose, no se había ni siquiera llegado a vestir, estaban desnudos igual que cuando habíamos llegado y les cogimos follando. Yo me senté en una silla mirándolos a los dos como, ahora Paloma se metía la polla de Andrés bien tiesa en su boca y comenzaba hacerle una felación, mirándome la muy puta de reojo y sonriéndome, dejó de agarrársela por un instante y haciendo el símbolo de unos cuernos estiró la mano diciéndome con ello cornudo. Luego volvió a agarrar la polla de su amante y al unísono que la chupaba se la comenzó a mover con fuerza masturbándolo. A los diez minutos bajo Manuela con su maleta, ya vestida. Había dejado la bata que había traído de Paloma y llevaba puesta una faldita que la quedaba el final como a unos 20 o 25 centímetros por encima de sus rodillas y una blusa abotonada, (en la que se había quedado los cuatro últimos botones sin abrochar) y se podía ver idealmente que bajo ella no llevaba puesto sujetador alguno. Estaba esplendida y apetecible, si no hubiéramos tenido que partir para Madrid me la hubiera cogido de nuevo allí mismo. Nos despedimos de Paloma y Andrés, que solamente nos dieron con la mano y nosotros les dijimos:

“Hasta el viernes, que disfrutéis y lo paséis bien en esta semana”

Ya en la carretera paloma se subió hasta la cintura su falda, mostrándome que no llevaba bragas y enseñándome su espléndido coñito por el que se le escapaba un reguerito blanquecino, de la mezcla de mi semen y sus jugos de nuestra última follada en el garaje de mí casa. Luego se desabotonó los pocos botones que la quedaban abotonados de la blusa dejando libre sus esplendidos y grandes tetas. Yo a lo largo del viaje de vez en cuando la pasaba mis manos por sus tetas y por su rajita y ella desabrochando mi bragueta me sacó mi polla y me la tocaba y me masturbaba. Cuando no llevábamos ni medía hora de viaje y aún no habíamos llegado a la carretera general que va hacía Ávila, Paloma se desató el cinturón de seguridad y colocándose de rodilla en el suelo del coche en la una parte de su asiento, metió la cabeza entre mis piernas y cogiendo mi polla se la llevo a su boca y comenzó hacerme una felación, yo la decía:

“Manuela, por favor no sigas que me voy a poner nervioso y voy a tener un accidente , por favor, espera que cuando lleguemos y en casa hacemos todo cuanto desees, pero por favor no sigas que podemos tener un accidente, oooohhhh que bien me la mamaaaaasss ahhhh poooorrr favoooororr no sigaaasssss ,,,,aaaahhhhhhhque bien lo haceeesssss, pero para, paraaaa por favorrr nos vamos a mataaaarrr,……siiiiaaaahhhhh”

Ella seguía y seguía y yo la insistía en que parará, entonces ella sacándose mi polla ya completamente tiesa de su boca, me afirmó:

“Para, para en el primer sitio que puedas, o métete por algún camino y para, pero estoy muy caliente y necesito que me folles de nuevo mi amor. Te deseo y no puedo aguantar más, necesito sentirte dentro de mi… por favor busca donde parar Fernando mira como estoy”.

No habían pasado ni dos minutos cuando vi un camino a mi derecha di la intermitencia y me metí por él unos cien metros, de tal forma que nadie nos pudiera ver desde la carretera. Yo paré el coche y cogiendo la palanca del respaldo eché todo cuanto daba mi asiento para atrás, quedando prácticamente alineado con el de atrás, me quité el pantalón y ropa interiorcillo y tras esto me disponía a salir del coche a fin de que ella se tumbara en el asiento, pero no me dio tiempo, fue ella la que me afirmó:

“Túmbate hacía atrás todo cuanto puedas”

Se metió entre mis piernas y de nuevo comenzó a chupar mi polla, que ya estaba a punto de reventar .Luego fue bajando hasta mis huevos y se entretuvo a lamerlos y chuparlos, primero se metió uno entero en su boca y entonces al sacarlo se metió el otro y así en varias ocasiones, para al acabar regresar a subir con su lengua por toda la longitud de mí ya más que tiesa herramienta hasta llegar a mi glande con el que jugo y termino metiéndose toda la punta en su boca. Después fue tragándose poco a poco mi verga hasta que sentí como la punta de la misma la tocaba su garganta, yo en mientras que me quité asimismo mi camisa quedando ahora completamente desnudo y no pudiendo más la decía, al unísono que procuraba colocarme mejor, gimiendo fuerte por la exvisitación:

“Manuela, que delicia, que placer me estas produciendo oooohhhh como me la mamas, y esas tetas que tienes me vuelves loco, eso sí son tetas y no las de Paloma, sigueee sigueeee por favor no pares a hora asiiiii asiiiiiii ooooohhhhh”

Ella sin dejar de mamar mi polla se quita su blusa quedando asimismo desnuda de cinturas para arriba y mostrándome sus preciosos y grandes tetas. Yo alargo una de mis manos a ellos y la digo:

“Son preciosos y que suaves son, me agrada tocar los tetas así de dama madura ni duros ni fofos, pero blanditos, pero que están en su punto exacto y estos pezones gordos y duros como los tienes ahora, son fantásticas tus tetas Manuela, oooohhhhhh sigueeee siiiii sigueeeee…tus tetas me exvisitan muchismoooooo me estaría toda la noche tocándolas y chupándolas mi amor.”

Ella entonces se saca mi polla de su boca y me la pasa por todas sus tetas parando en sus pezones y jugando con ella en ellos y me afirma al hacerlo:

“¿Así te agrada mi amooorrrrr?

Luego se la vuelve a meter en su boca y sigue chupándomela, yo estoy a punto de correrme y la digo:

“Por favor Manuela, para no sigas o vas hacer que me corra y deseo hacerlo dentro de ti no en tu boca, por favor Manuela no sigas ven súbete encima de mi deseo follarte y derramarme dentro de ti, deseo que vuelvas a tu casa preñada, mi amor, deseo estar siempre y en todo momento contigo Manuela, siiiiiiii vennnnnn por favoooorrrr”

Ella entonces se pone medio de pie y no sé de qué manera se remanga aún más su falda y se sube encima de mí pero sin llegar a mi verga solo en mis piernas y me afirma:

“Sí mi amor ese, ese es el Fernando que yo deseo, el insaciable, este es el que deseo que me preñeee a mí, cierra un tanto más tus piernas si sigues con ellas abiertas no me da para subirme encima de tu polla y metérmela , que es lo que deseo hacer. Date prisa cierra todo cuanto puedas las piernas estoy tan salida o más que tú y no puedo esperar más pedazo de cabrón, no me hagas sufrir más date prisa, te deseo dentro de mí cuanto antes”

Ella se vuelve arremangar, aún más su faldita y se eleva un tanto colocándose justo encima de la zona donde está mi polla completamente tiesa y ya babeando liquido pre seminal. Entonces ella me la coge con una de sus manos y la dirige justo a la entrada de su gruta y va bajando poco a poco hasta que siento su culo pegado a mis muslos y mi polla completamente dentro de ella. Espera un breve instante y después comienza a moverse en círculos encima de mí, mientras que que yo la agarro de sus caderas siguiendo sus movimientos. Yo no puedo reprimir emitir un suspiro de placeer:

“Oooohhhhh siiiiiiii aaahhhhhh”

Entonces ella al oírme comienza a saltar encima de mi polla, se la ve y se la nota súper exvisitada, pues al unísono que hace esto lleva una de sus manos a su clítoris y al unísono que follamos se va masturbando. Yo a mi vez comienzo asimismo a moverme al ritmo que ella ha marcado y llevo mis manos a sus esplendidas y grandes tetas, se las agarro fuerte, las aprieto y comienzo a pasar mis dedos por sus pezones con lo que consigo ponérselos erectos y duros, yo la digo:

“Joder Manuela, que bien follas y como te has puesto, estas completamente exvisitada, lo noto como juegas con tus músculos vaginales en mi polla y como cada vez te masturbas más fuerte tu clítoris, que delicia es sentir mi polla dentro de tu caliente chocho, mi amor”

Ella, toda agitada me afirma:

“Sigue, sigue tocándome mis pezones y no pares de tocarme mis tetas, eso me calienta muchísimo mi vidaaaa……”

Yo la digo:

“Como deseas que pare Manuela, si me encanta, son esplendidas uuummmmm que ricaaaassss tetaaaassss……..comparadas con las de mi mujeeeerrrr……”

Ella completamente exvisitada me contesta:

“Sigue amor, sigue no pares de tocarmelaaaasssss por favooooorrrr….”

Ella se deja de masturbar y empieza a saltar fuertemente sobre mi verga, los gemidos y los sonidos del golpeteo de su trasero y vagina contra mis muslos y pelvis, se oyen con fuerza en todo el interior del coche, ayudado por el silencio y oscuridad del sitio. Pero nosotros no hacemos casos y seguimos gozando de nuestra follada, al unísono que la digo:

“Ooooohhhhhh Manuelaaaa que bien follas por Dios, que lastima no haber sido contigo con la que me casara en vez de con Palomaaaa……uuunnnnnn si llego a saber esto cuando te veíaaaa en el pueblo cuando éramos unos adolescentes ….ooooohhhhhh que placeeeer me das pedazo de putaaaaa, mueveteeee asiiiii asiiiiii no pareeees ahoraaaa sique moviendoter a este ritmo pedazo de golfaaa……… siiiiiii ….siiiiiii mi amoooooorrrrr…..”

Ella me contesta:

“Mi amoooorrr me hacía mucha falta un hombre como túúúú …. No sé qué puede ver Paloma en Andrés para decir lo que la oímos decir de ti al entrar en mi casaaa, si tuuuuu me follas mil veces mejoooor que Andréééssss, esto es una locuraaaaa sigue , sigueee mi amooooorrr ahhhhhhh deseo que te corras otra vez dentroooo de miiii y deseo que me preñeees a fin de que vea el cornudoooo de Andrééésss quién es el verdadero hombre si tú o él, se va a tragar las palabras que ha dicho insultándote mi amooooorrrr….ooooohhhhhh que placeeeerrrr me estas dandoooooooo Fernannnn….dooooooooo…..”

Su ritmo saltando sobre mi polla sigue fuerte y yo continúo con sus tetas en mis manos sobándolas de todas las formas posibles, son una maravilla, me encantan, me encanta su tacto su volumen, me agradan muchísimo y me vuelven loco.

Yo no puedo reprimirlo y se lo digo:

“Manuela que maravilla de dama, que tetas más preciosas tienes, me estas volviendo loco y que placer me estás haciendo sentiiiirrrr si sigueeees mucho asiiiii no voy a poder durar considerablemente más estoy a punto de corrermeeeeee mi amooooorrrr …..”

Y ella gritándome me afirma:

“Amor eso es lo que deseo, toda tu leche, toda, toda dentro de miiiii deseo que me preñeees , de verdad mi amor lo deseo con todas mis fuerzaaaassss ummmmmm oooooohhhhh Fernan….doooooo que declica de polla que tieneeees y lo que stoy gozandoooooo. Siiiiii por favoooor correteee , correteee dentro de miiiii te deeooooo, yo asimismo estoy a puntooooo de llllegaaaarrrrrs siiiiiiiiii”.

Yo estoy completamente fuera de mí, todo sudado , pero ella se encuentra igual y noto como su sudor la cae por su cara, sus tetas, por su espalda , está completamente mojada, tiene todo su cuerpo lleno de sudor. Así seguimos un par de minutos más y yo no pudiendo aguantar más comienzo a gritar al unísono que descargo de nuevo mi semen dentro de su vagina, estoy seguro que ella está sintiendo como mi leche caliente la corre por el interior de su vagina, pues asimismo la noto tensarse y como comienza e a tener espasmos y asimismo comienza a gemir al unísono que yo. Yo la agarro más fuerte si cabe sus tetas, estoy seguro ahora que la debía de estar haciendo bastante daño, pero ella no se daba cuenta dado su estado de exvisitación y éxtasis en que se encontraba, yo jadeaba y la gritaba:

“Asiiiii, asiiiiiiii, asiiiii queriaaaass mi amoooooor que me corrieraaaa dentro de tiiiii, asiiiii queriiias que te llenaraaaaa tuuuuuu caliente coñooooooo con mi lecheeeeee…… tomalaaaaa es tuyaaaaaaa……….siiiii….yo asimismo deseo preñarteeeee pedazo de zorraaaaa…… te deseoooooooo Manuelaaaaaa….”

Y ella a su vez me afirma, asimismo gritando:

“Siiiiii, siiiiiiii, ahhhhhhhhsiiiiiii que gusto que placer me has dadooooo cabróóónnnnn…. Que tonta es Palomaaaa no saber gozaaar de ti mi amoooorrrr……., sigueeeee, sigueeeee…. sobándome mis pechooooos mientraaaas mi amooooor te correeeeesss dentro de miiiiiiiiii siiiiii, siiiiiii aaaaahhhhhhh me corrroooooo……..aaaaahhhyyyyyy Diosss que orgasmooooo que correduraaa tan enormeaaaaa…….nooooo puedooooo máaassss…..aaaaahhhhhhhh ….. Fernannnnn…..doooooooo te deseooooooo…….”

Nos quedamos los dos tensos gozando de nuestros clímax y un instante después Manuel cae completamente mojada por el sudor sobre mi pecho, asimismo lleno y mojado como el suyo por el sudor, la abrazo y la aprieto contra mi cuerpo con fuerza y permanezco aún sin sacar mi polla de su coño, así permanecemos más de cinco minutos, abrazados y besándonos. Ella con su cuerpo sobre el mío, apretado contra el mío sintiendo su calor y la humedad en mi piel de nuestros sudores y en mi polla en el interior de su vagina el calor de nuestros jugos vertidos frutos de nuestra lujuria, entonces ella me afirma:

“Por favor no te salgas aún de mí, deseo seguir sintiéndote dentro de mí……me produce un gran placer y hace que sienta aún más amor por ti.”

Yo acariciándola la digo:

“Si mi amor, yo asimismo deseo permanecer dentro de ti. He tenido un orgasmo tan grande Manuela que me has dejado completamente seco, no sé si tendré fuerzas para seguir cuando cuando lleguemos a casa en Madrid”

Y ella riéndose me contesta:

“Esa es la idea, mi amor, dejarte seco para con tu semilla me riegues y me preñeees, sabes que es la única forma que tenemos para seguir junto, pues con lo machista que es Andrés si vuelvo preñada a casa jamás se querrá hacer cargo de la criatura, aunque haya consentido y firmado el acuerdo que hace un rato hemos firmado los cuatro”

Yo dándola un beso en su boca, la digo:

“Lo sé y de ahí que he propuesto, lo que he propuesto, pensando que él no cumpla el acuerdo y tú de esa forma puedas ser mía y Paloma que haga lo que desee, aunque ya me ha confesado que si llegas a quedar preñada y Andrés rompe el acuerdo ella se iría a vivir con él. No te lo he dicho, pero Paloma hace unos años tuvo un problema al ser follada por un perro y desde entonces no puede tener hijos, de modo que ella sabe de sobra que lo que tú y yo queremos puede pasar y ella sabiéndolo firmó el acuerdo, pues me afirmó que lo hacía con la esperanza de que tú vuelvas preñada y tú marido te rechace, para de esta forma poder ella quedarse con él”

Manuela riéndose me contesta:

“Ya veo que él único que no sabe realmente lo que nos proponemos, es el tonto de Andrés, tan listo como se cree y con lo machista que es, va a ser el gran engañado y el gran cornudo ja, ja,ja,…… ”

A los pocos segundos mi polla ya se sale por si sola del chocho de Manuela y entonces ella al notarlo me afirma:

“Déjame te la limpio”

Ella se pasa a su asiento, yo echo el respaldo del mío hacía delante llevándolo a su posición normal. Ella entonces se baja de su asiento y se pone de rodilla en el suelo y como hizo antes de que parará se pone entre mis piernas, coge mi verga ahora semidura y se la mete en su boca y comienza a bañadarme todos y cada uno de los restos de semen y flujos de ella que aún quedan en ella. Después pasa su lengua por mis testículos y toda la zona alrededor que esta toda llena de semen y flujos. Cuando acaba se vuelve a sentar en su asiento, sin bajarse la falta y puedo ver como la sale gran cantidad de semen y flujo de su coño y como se va depositando en el asiento del coche formando un pequeño charco que poco a poco el propio asiento va absorbiendo. Se pone su blusa, pero se la deja sin abotonar. Yo me visto por completo y en el instante en que me ve que he acabado, me afirma:

“Venga mi amor, arranca, tenemos que llegar a Madrid y sin darnos cuenta ya son las 10,30 de la noche y mira donde estamos”.

Yo haciéndola caso, arranco, doy la vuelta en el camino y de nuevo me encamino hacía la carretera, pero la miró y la digo:

“Manuela ¿tú iras así?

Y ella riendo, me afirma:

“No te agrada, mientras que vamos por la carretera iré así, de esta forma si te apetece vas a poder tocar la una parte de mi cuerpo que desees, y cuando cuando lleguemos y entremos en la urbe me abrocvoy a hacer la blusa y me bajaré la falda a fin de que tus vecinos no se escandalicen, si nos viera alguno”.

Yo la digo:

“Eres una pervertida, Manuela, pero me agrada que seas así e incluso me agradaría que fueras más morbosa y más atrevida, si fuera así esta semana podríamos hacer locuras tú y yo juntos y porque no a lo mejor compartir nuestras aventuras con alguien más, ja, ja, ja,….”

Y ella me pregunta:

“¿Entonces te agrada que sea una golfa? ¿Y si viviéramos juntos, te importaría que estuviera con otros hombres a una parte de contigo?”

Yo la contesto:

“Con tal de estar contigo, no me importaría, es más me exvisitaría y me agradaría sentir el morbo de ver a mi dama con otros hombres. Sabes Manuela, siempre y en todo momento he tenido la fantasía de que uno o varios hombres de color se follaran a Paloma, pero jamás lo he conseguido. Y todo ha sido porque ella no se ha decidido, porque los negros los hubiera encontrado en cualquier lado de Madrid, solo con ir donde se pone los tops mantas y haber dicho a cualquiera de ellos si quería follar con ella, seguro que hubieran aceptado y yo hubiera cumplido mi fantasía, pero Paloma no ha querido, que lo vamos hacer, pero no pierdo la esperanza de conseguirlo”.

Ella riéndose me afirma:

“Je, je, je quien sabe si en esta semana se cumplen todas tus fantasías, ja, ja, ja, ¿te agradaría?” , Yo ya salgo a la carretera y entonces la hago que abra un tanto más sus pierna, la meto dos dedos en su vagina , los muevo por un par de segundos y se los llevo a su boca, ella me los lama y suelta una risa y me afirma:

“Me encanta Fernando como me haces sentirme cuando estoy contigo”

Continuamos el camino, cogiendo la autopista para llegar más rápido a Madrid, cuando empezamos a entrar por las calles de Madrid, ella al no saber dónde es donde yo vivo, comienza a arreglarse un tanto. Se baja su faldita y abotona los botones de su blusa. Llegamos a Madrid, habiendo tardando más de lo previsto en llegar a casa, pues tardamos casi cuatro horas en llegar cuando lo normal es alrededor de dos horas o dos horas y medias como mucho. Tras entrar el coche en el garaje, descargue las maletas y subimos al piso, la enseñe un tanto por encima la casa y rapidamente fuimos a la habitación de matrimonio, donde dejamos las maletas y colocamos la ropa en los armarios y de qué manerada. Después fuimos a la cocina y preparamos algo rápido para cenar. Tras la cena quedamos los platos en el fregadero, para al día siguiente bañadarlo y meterlo en el lavavajillas (pues ya era bastante tarde) y nos dirigimos al dormitorio nos desnudamos y abrazados nos metimos en cama, volviéndonos a besar y tocar y acariciar por todo nuestro cuerpo, pero ya ninguno de los dos teníamos fuerza para follar de nuevo y sin darnos cuenta nos quedamos dormidos por el cansancio abrazados desnudos uno a la otra.

Cuando me desperté a las 6,30, a la hora de todos y cada uno de los días para prepararme para ir a trabajar ella aún seguía dormida, la contemplé, estaba completamente desnuda, era muy preciosa y se conservaba excelente para su edad, Tenia sus grandes tetas como hinchados, y turgentes al igual que sus pezones estaban erectos y los notaba de un tono bastante oscuros para la tonalidad de su piel blancona. Su coño depilado estaba aún con los restos de mi semen y sus jugos, ya secos y desprendía un fuerte olor a coño sucio, como a pescado, que a mí me enloquecía y me encantaba. Cogí mi cámara y comencé a sacarla fotografías y hacerla un video. Ella seguía dormida (o al menos se lo hacía, si no era así). Entonces dejé el móvil en la mesilla y acercando mi boca a su cara comencé a darla pequeños besos por toda ella, hasta que fui bajando a sus tetas y con mis labios comencé a chupar sus pezones, entonces ella se estremeció y soltó un suspiro de placer:

“Ohhhh, ahhhhhhh …..”

Yo no por ello me detuve sino que continúe y con una de mis manos cuando llegue hasta su depilado chocho y comencé acariciar toda su rajita de arriba ya abajo y ella comenzó de nuevo a emitir gemidos, al unísono que abría sus ojos y su cara se la ilumina con una sonrisa, diciéndome:

“Ohhhhh….siiiiiiii que placeeerrrrr…….buenos días mi amooorrrrr que bien me has despertadoooo……”

Ella me cogió entonces con sus manos mi cabeza y me la hizo subir hasta la suya y acercando sus labios a los míos nos fundimos en un beso apasionado, y al terminar me preguntó:

“¿Fernando, de verdad deseas preñarme, con todas las consecuencias que eso traerá por el acuerdo que hemos firmado los cuatro?”

Yo la contesto:

“Si Manuela, es lo que más deseo y lo que he deseado desde el viernes cuando te conocí en tu casa, de ahí que plantee e idee ese acuerdo, porque me he enamorado de ti y deseo tener ese hijo y vivir contigo”

“Si pero esta Paloma, ¿qué pasará con ella?”

Yo la contesto:

“Ella sabe lo que puede pasar y está asimismo deseando de que tú quedes preñada, a fin de que tú marido te rechace al estar preñada de otro que no sea él y de esa forma poder ella irse a vivir con Andrés, que como sabes fue novio suyo en su juventud y por culpa de sus padres lo tuvieron que dejar. O sino porque te crees que se dejó follar por él el otro día y este fin de semana han querido estar todo el tiempo solos juntos….”

Entonces ella me contesta sonriéndose:

“Pues estás de enhorabuena, pues estoy casi segura que el viernes cuando volvamos al pueblo, yo ya iré preñada y por ti”

Y yo le contesto:

“Muy segura te veo yo, de que te vas a quedar preñada estos días”

Y contesta:

“SI lo estoy, de quedar preñada y si es de ti mejor, pues es con el que pienso follar al no ser que tú me solicites o me surgiera que lo haga con otros apartes de ti, aunque lo puedo hacer con ellos haciendo que se pongan preservativo y contigo solo a pelo. Mira te voy a contar porque pienso que si voy a quedar preñada. ¡El jueves pasado seme retiró la regla, Shit!!!!y por tanto desde el viernes he empezado a ovular y por tanto a lo largo de los 10 o 12 días siguientes a retirárseme la regla estoy en mis días de mayor fertilidad y calentura y tengo muchísimas posibilidades de quedarme preñada si follo y no pongo los medios. Si te fijas en mi cuerpo en estos días se me hinchan levemente mis tetas incrementándoseme su sensibilidad. Mis pezones oscurecen unos tonos su color en señal de que mi cuerpo está alquilo a ser fertilizado”.

Entonces me doy cuenta de porque su aureolas y pezones me llamaron la estoy libre al verlos un tanto más oscuros que los normales para el color de su blancona piel.

Después la sin decirla nada me coloque en la posición inversa a la que ella estaba y poniéndome encima de ella, la abro sus piernas llegándome entonces a mi ñata el olor fuerte de su coño sucio, olor que me enloqueció y excitó, el ver aquel precioso coño ya mojado por el deseo, entregado, abierto por el deseo, caliente y febril, hizo entonces que llegara con mi boca a su chocho, comprobando que dentro de pronto reventaría por el placer y la humedad. Frote suavemente mi lengua sobre la capucha que escondía su clítoris y comprobando como por el roce de mi lengua iba apareciendo poco a poco su botoncito rosado del placer, al unísono que comencé a pasar mis dedos por toda la longitud de su rajita. El primer contacto de mi lengua con su clítoris hizo que ella no pudiera el aguantar el placer que sentía y comenzó a exclamar:

“Así Fernando, así, cómemelo, ahhhhh, que gustoooooo, sigueeeeee, no lo dejes, asiiii, me estás dando mucho gusto, sigue, sigue COMEMELOOOOO”

Yo haciéndola caso la pasaba una y otra vez mi lengua y arrimando asimismo mis labios absorbí lo que pude de él tragándome los restos que tenía con un sabor agridulce que me volvían loco.

Ella suspiraba y gemía de placer al unísono que mi ya parada polla la daba en su cara. Entonces ella con una de sus manos me agarró mi verga y se la llevó a su boca y comenzó a chupármela suavemente, llenándola de saliva, presionándola con los dientes y las muelas, aplastándola y adorándola, me la estaba dando un trato tan especial como hacía tiempo no me lo hacían, a mis oídos me llegaban sonidos de su boca en mi polla:

“-Glubs…mmmhhh…mmhhh…¡¡mmmmhhh!! ”

La oigo gemir, me la está primero lamiendo a placer y entonces me la chupa con pasión, se la entra lo más adentro que puede y siento como la punta de mi miembro toca su garganta, eso me hace sentir placer y una sensación de dominio sobre ella, me excito y por un instante dejo de lamer su coño para gritarla:

“Aaaahhhhaaa, oooooooohhhhh, asiiiiiiii, que placeerrrr me daaaa, sigueeee asiiiiii Manuelaaaa ooooohhhhhh como me agradaaaaa siiiiiiigueeee……..no pareeessss por favoooorrrrr … Ooooooohhhhhh…..siiiiiii….siiiiguuuuueeeeeee…..no pareeees… ahoraaaaa que bien lo haceeees……como la chupaaaaassss ….pedazo de cerdaaaa…asiiiiiii……..sigueeeeeee…..no pareeessssss putaaaaaaa……..”.

Ella al ver que he dejado de chuparla su chocha por un instante gimiendo y completamente exvisitada y fuera de sí me afirma:

“Pero no te pares por favor”

Yo como un autómata, acato su orden de inmediato, y continúo devorando su clítoris y al unísono aprovecho para con los dedos de mi mano derecha metérselos en su coñito y mientras que con mi mano izquierda aprisiono su muslo derecho y continuo con mi trabajo en su chocha, el que pronto comienza a dar sus frutos, pues noto como se tensa y deja de mamarme mi polla y siento como la llega su orgasmo , sintiendo en mi cara dos, tres y hasta cuatro chorros de líquidos de sus jugos que salen de su almejita disparados al unísono que grita:

“Aaaahhhhaaa, oooooooohhhhh, Fernandooooo me coroooooooo, que placeeeer me dan tus labios, tu lenguaaaaa…….aaaaahhhhh…….cabronazo, me voy a correr, jodeeeeeeer……sigueeeee, asiiiiiiii, que placeerrrr me coroooooooo……no pareeeesss…me estoyyyyy corrriendoooooo yaaaaaaaa…..”

Entonces sin dejarla descansa, me levanto de encima de ella, cojo la almohada donde ella tiene recostada su cabeza, se la quito de un tirón y la hago que arqueándose levante su cuerpo y la coloco la almohada bajo su culo, quedando de esta forma su precioso sexo completamente expuesto y ofrecido, la agarro por sus muslos y se los abro al límite que puedo , entonces ella al verme y antes de que yo la diga nada me afirma:

“Fernando, por favor, no puedo más, no me hagas sufrir por más tiempo, métemela ya!!. Fóllame, rómpeme el coño, por favoooorrrr……lo necesitoooooo…..cabróóóónnnnn……..y deseo que me preñees…. Quiero irme de Madrid preñada fóllame de una puñetera vez por favooorrr……”

Estas palabras suyas hacen que yo me excite y me ponga aún más caliente que estoy, si eso era posible. La suelto sus muslos y la agarro de las caderas y dirijo mi polla a su coño completamente encharcado y mojado por su reciente orgasmo, entrando de golpe, hasta el fondo, mi miembro en su vagina, Ella al sentirla dentro no puede por menos que emitir un suspiro:

“Oooohhhhhh, siiiiii…. por fin…..ahhhhhhhh como me agradaaaa”.

Yo me echo sobre ella y busco su boca que encuentro entre abierta jadeando por el placer que siente y la ansiedad que tiene de mí. Introduzco entonces mi lengua en su boca consiguiendo acallar con esto sus jadeos. Yo con mi lengua busco la suya y absorbo con fuerza y con deseos su saliva y ella trata de hacer lo mismo con la mía, y la digo:

“Ahhhhhhyyyyyyyy Manuelaaaaaaa…..mi amooooor que bien besaaaaassss, cuanto te deeooooo…..que ganaaaas tengo de tiiiiiiii…..siiiiiiii….mi amoooorrrr…..yo asimismo deseo follarteeeee………y peñarteeeee……..”

Comienzo a penetrarla primero lentamente, noto como rozo las paredes de su vagina con mi polla, entonces voy acelerando poco a poco, hasta que consigo entrársela hasta lo más hondo de su vagina y sintiendo como la punta de mi herramienta toca su útero, deseo entrársela si es posible hasta en él, para no fallar y quedarla preñada, esto me hace sentir un gran placer cada vez que empujo mi sexo contra el suyo. Ella con sus manos agarra mis nalgas apretándome contra ella, para evitar que me escape, y sus jadeos van aumentado poco a poco al unísono que me afirma:

“Mas , mas, maaaassss….. deprisaaaaa…….sigueeeee……..sigueeee…..no te vayaaaas…. sigueeeee……no deseo que te salgaaas de miiiiiiiii…joder… joder, …….jodeeeeeerrr…….joder…..aaaaaahhhhhhh…..oooooohhhhhh……que placeeeeerrrrrr…….”

Yo al oírla aumento el ritmo de la follada, de nuevo siento como ella no puede aguantar de nuevo más y vuelve a tensarse bajo el peso de mi peso y el mete y saca y noto como comienza a correrse al llegarla de nuevo, otro largo y profundo orgasmo y comienza a gritarme de nuevo al unísono que me atrae hacía su cuerpo con más fuerza, diciéndome:

“Siiiiiii,………siiiiiii…….asiiiiiii…asiiiiiii…..mi ….amooooor…..no pareeeeesssss…..yaaaaa….yaaaaaa….me vieneeeee…..siiiiiiii….mi amoooooorrrrr …..me corrrroooooo……me …..corrroooooooo…..siiiiiiiii tomaaaaaa…aaaaaahhhhhhhhh…….te deseoooooooo…….me corrrooooooo……….siiiiiiiiiiii……..”

Yo estoy asimismo cerca del orgasmo y doy una última sacudida de cadera, introduciéndome aún más dentro de su chocha, si puede ser, llegando hasta su útero, deseo hacer pleno y no deseo fallar, deseo preñarla, lo deseo con todas mis fuerzas. Siento en mi polla las convulsiones y los músculos de su vagina y como una parte de sus fluidos que salen de su chocha a cada una de mis embestidas están empapando mi entrepierna, esto hace que me empiece a correrme una especie de calambre por todo mi cuerpo hasta la punta de mi polla, quedándome rígido y comienzo a sentir el orgasmo llegar y sin poder prolongar más mi éxtasis comienzo a correrme como un torrente dentro de la vagina de Manuela, con la esperanza que le entre en su útero y la fertilice mi semen, al unísono que grito:

“Tomaaaaa……tomaaaaaa……..no deseabas….. que….. te…te..teeeee…. follaraaaaa…..zorrraaaaa…..toma toda mi lecheeeeee…..tomaaaaa…..puta asquerosaaaaa……….me corrrooooooo……siiiiiiiiii me corroooooo……dentro detiiiiiiii…..aaaaahhhhhh…..ooooooohhhhhhh….. Quiero preñarte siiiiiii deseo hacerte una barriga Manuelaaaaaaaaa………”

Me quedo tumbado sobre su cuerpo, sin sacársela aún, sintiendo su cuerpo todo sudado pegado al mío asimismo sudado, como consecuencia del esfuerzo realizado, y con mi cara en su pecho donde siente mi aliento caliente sobre sus pezones duros y erectos, la digo:

“Gracias mi amor, te ha agradado?

Y ella mirándome y sonriéndome, me afirma:

“Si mi amor, ha sido fantástico, espero que todas las veces que lo hagamos en este tiempo que vamos a estar juntos al menos sea tan exitante e intenso como ahora y que al final tu semen germine en mis entrañas y me dejes preñada”

Yo la doy un beso en uno de sus grandes tetas y saliéndome de dentro de su vagina, me incorporo y me pongo en el suelo. La cojo por su cintura y la bajo de la cama y la pongo de rodillas en el suelo de la habitación. No hace falta que la diga nada ella sabe bien que es lo que deseo. Me agarra mi aún erecto y palpitante miembro y se lo introduce hasta el fondo de su boca, notando como la punta de él roza donde comienza su garganta. Y con su lengua va recorriendo a lo largo de toda mi polla limpiándomela de sus jugos y de los restos de mi semen. Se la saca de nuevo de su boca, me muerde con delicadeza mi punta y se la vuelve a meter hasta su garganta. Se la vuelve a sacar y acercándose a mis cojones, se los mete en su boca al unísono que con su vista busca mi cara, la que encuentra llena de placer y felicidad. Entonces sonriéndola la digo:

“Que bien la chupas Manuela. Desde que te vi en la granja con Andres, tu marido, supe que eras una dama caliente, que eras una zorra una putaaaa, pero jamás pude imaginar que fueras tan guarraaaa…..ahhhhhhh…..que bien lo haceeeeeesss y que llegara a quererte y enamorarme de ti como lo estoy ahora mismo, mi amor”.

Ella se ríe, la agrada lo que acabo de decirla. Durante todo el tiempo que me ha estado bañadado y mamando mi polla, Manuela no ha dejado de acariciarse y sobar su coño, tiene su mano completamente empapada. Ella se levanta y lleva su mano con la que se ha estado acariciando su chocha a mi boca y me afirma:

“Chúpala, y trágate todos mis jugos. Yo asimismo sabía desde ese día que me vistes con mi marido que irías detrás de mí y no pararías hasta que me follaras, pero tampoco jamás pensé que fueras tan cabrón y guarro y putero e hijo de putas como eres…..me tienes loca cabrón. Mira como me has dejado toda llena de mis jugos y tu semen, ahora me tendré que bañar”

Entonces yo dándola un beso la digo:

“Manuela, soy muy feliz, te deseo. Tienes razón ve a bañarte y en mientras que lo haces yo llamaré al trabajo, para decir que no iré a trabajar, pues tengo que hacer unos asuntos y que me cojo un día de asuntos propios. De esa forma me quedo hoy contigo y te enseño a moconocerte un tanto por el barrio y por donde podamos de Madrid, a fin de que el resto de los otros días de la semana no tengas que estar encerrada en casa por miedo a no saber moconocerte por Madrid, y puedas salir a comprar para preparar la comida a fin de que esté preparada a las 15,30 que yo vuelvo todos y cada uno de los días de mi trabajo, y después estaremos juntos el resto de la tarde y noche. Si deseas después de bañarte, nos vestimos y damos una vuelta. Quiero que te pongas ropa que resalte ese precioso cuerpo que tienes y que todos y cada uno de los que te vean y miren me tengan envidia de la dama que llevo agarrada a mi brazo, mi amor.

Tras bañarse Manuela, desayunamos y después me duche yo y tras arreglarnos salimos a fin de que ella se fuera familiarizando con la zona. La lleve al mercado, paseamos por varias calles del barrio, fuimos hasta la iglesia donde entramos a fin de que la viera. Y tras esto nos fuimos en el metro hacía el centro, con el fin de que ella aprendiera la línea, trasbordos y forma de viajar en este medio, por si mientras que yo estaba trabajando quisiese salir del barrio para conocer o hacer cualquier cosa en otras zonas de Madrid. Estuvimos, por Sol, Plaza Mayor, Preciados, Ballesta, calle Atocha, Gran Vía, etc. y aprovechamos y comimos por esa zona. En una de las calles vimos a varios negros de los de Tops mantas, vendiendo bolso unos y otros ropa y perfumes de falsificaciones de marcas conocidas. Nos acercamos a ellos y estuvimos mirando y regateando, para el final no comprar nada. Cuando marchamos del lado de ellos, me afirmó Manuela:

“Fernando, con estos negros es con los que te agradaría haber visto follar a Paloma”

Yo la contesto:

“Me daba igual que fuera con estos o con otros negros, lo que yo quería es que folle con un negro, pero no sé porque con lo puta que es no desea complacerme en eso, porque con Giovanni, que asimismo es negro (aunque no tan negro como estos) bien que ha follado allí en el pueblo. Yo pienso que es solo por fastidiarme, pero te digo Manuela que es una de las fantasías que más me agradaría que se efectuará”

Ella entonces, dándome un beso en la cara me afirma:

“Ya veremos, estoy segura que al final se va a hacer realidad tu fantasía y que Paloma accederá a ello, y sobre todo si tú la sabes llevar a estar tan exvisitada que en ese instante la dé igual quien sea la que la folle. ¿Por qué la fantasía es verla a ella haciéndolo con un negro, no?

Yo viendo una salida en sus palabras, me quedo pensativo un instante y la digo:

“Bueno dama, a la que se lo he propuesto ha sido a Paloma porque es mi dama y es con la que lo podría hacer, pero ahora mismo, con lo que ha pasado con nosotros dos y los sentimientos que tengo hacía a ti a la que realmente me agradaría que hiciera realidad esa fantasía es a ti Manuela, pero sé que es pedirte mucho y entiendo que afirmes que no, de modo que mejor dejemos el tema, no deseo hacer con esto que te sientes mal y que no disfrutes de esta semana que vamos a estar juntos”

Ella me mira y se sonríe y me afirma:

“De modo que desearías verme follada por un negro, desde entonces que morboso y guarro que eres. Y no te has puesto a pensar que si me quedan preñada y la criatura sale negra, que diríamos a Andres, pues el trato es si quedamos preñadas las damaes de alguno de vosotros dos no de otras personas y menos de un negro”.

Yo la digo:

“Podrías hacerlo con protección, de esa forma no te echarían su leche dentro y no correríamos ese peligro y tendríamos la seguridad si vuelves al pueblo preñada de que es mío, pero dejemos el tema. La verdad es que no sé porque le has sacado pues yo ya no me acordaba de ello, hasta que tú me has preguntado que si era con esos negros con lo que alimentaba mi fantasía”.

Ella entonces al oír mi respuesta, me sonríe y me afirma:

“Bueno, lo pensaré, pero no te prometo nada y si accediera hacerlo, tendríamos que pensar de qué manera y dónde hacerlo, pero mejor que lo dejemos por ahora y pensemos solo en goza de este instante que estamos viviendo y procurar que en esta semana tú me quedes preñada, mi amor”.

Yo la doy un beso y damos el tema por zanjado. Tras comer para bajar un tanto la comida estuvimos caminando por la zona de Ballestas y la Plaza Benavente (plaza donde se encuentra el teatro Calderón) por donde pudimos ver a varias prostitutas mostrando sus cuerpos y tratando con sus clientes. Esta imágenes me hicieron que me exvisitara y se lo afirmé a mi compañera y ella me afirmó que a ella la había pasado lo mismo. Entonces la propuse ir a un cine a ver alguna película, ella acepto y nos dirigimos a uno de la zona, donde yo había oído que acudían las parejas para darse el magreo y al que acudían asimismo hombres solos en busca de encontrar algún rollo con ciertas de las damaes que fueran solas a ver la película en busca de rollo, por lo general viudas o separada o divorciadas e inclusos casadas con deseos de poner unos buenos y esporádicos cuernos a sus maridos. Yo de esto no la afirmé nada a Manuela, fui a taquilla y saque dos entradas, era una sesión continua en la que echaban dos películas italianas clasificadas de comedía erótica, recuerdo que una de ellas era La llave Secreta y la otra La Criada. Entramos, cruzamos una pesada cortina oscura y entramos en la sala. Lo primero que sentimos fue el intenso y desagradable olor que reinaba, mezcla de cuerpos sudados, ambientador barato y esperma. Esperamos unos segundos en la entrada a que nuestros ojos se acostumbraran a la oscuridad y seguidamente tomamos asiento en una de las filas centrales, en la que no había nadie, en dos butacas cercanas al pasillo central, yo me senté al lado derecho de Manuela. Cuando nuestros ojos se hicieron a la oscuridad, pude ver que solo estábamos unas 10 o 12 personas en todo el cine y la mayoría eran hombres solos, aunque había a un lado dos filas más atrás de la nuestra una pareja de un chico de unos 25 o treinta años y una dama bastante mayor que él como de unos cincuenta años, les miré un instante y me di cuenta que a lo que menos atendían era a las escenas que salían en la pantalla, pues la dama estaba ya con sus dos tetas fuera de su blusa y fuera del sujetador (pero este aún puesto) y el hombre tenía una de sus manos en uno de los tetas sobándoselos mientras que que con su boca se comía y chupaba el pezón y aureola del otro. Vi como en ese instante uno de los hombres que estaban en la sala se había levantado y se dirigía hacia donde estaba morreándose esta pareja, llegó y se sentó al lado de la dama permaneciendo quieto mirando a la pantalla. Yo di con mi codo a Manuela a fin de que les mirará y les viera y ella me afirmó, no seas cotilla déjalos que se diviertan y atiende a la pantalla, sino te vas a perder la película y acá hemos venido para eso, para ver las películas y no mirar a lo que hagan los demás.

Yo entonces pensé para mis adentros:

“Si tú supieras que mi intención al entrar en el cine ha sido otra muy diferente a lo que tú me acabas de decir. Ya veremos dentro de un rato si sigues opinando igual que ahora”

Yo me puse a mirar la pantalla al unísono que con una de mis manos la ponía encima de su muslo desnudo (pues para salir se había puesto una minifalda vaquera que la quedaba por encima de medio muslo, justo uno o dos dedos de donde terminaba el elástico de sus medias) y comencé a acariciársele y a ir poco a poco subiendo hasta que pude llegar con mis dedos al triangulo de sus bragas. Ella me dejaba hacer sin decir nada, emitiendo de vez en cuando, pequeños suspiros de placer. No pasaron ni dos minutos y yo comencé a notar toda la prenda que cubría su sexo completamente mojada y acercando mi boca a su oído la afirmé:

“¿Te agrada? Estas completamente mojada, mi amor”

Y ella me contesta:

“Si sigue no lo dejes ahora, pero disimula sigue como si estuvieras mirando a la pantalla”

Yo entonces deslicé mi boca por su cara hasta llegar a su boca donde me fundí en un beso, y en mientras que con la mano que tenía libre la comencé a tocar asimismo por encima de su blusa sus grandes y ya duros tetas.

Mientras estábamos los dos en esto no nos habíamos dado cuenta que varios hombres se habían ido colocando en las cercanías nuestras, dos justos tras nosotros en la fila de atrás. Y seguidamente un hombre viejo de voluminoso cuerpo, con una enorme barriga y muy velludo y sin afeitar (llevaba una barba al menos de dos días) con el pelo de su cabeza cano y medio calvo con una mirada como extraviada, yo diría de loco, vino a ocupar el sillón que quedaba libre en nuestra fila al lado de Manuela a su lado izquierdo. Nos saludó con unas buenas tardes y vuelto hacia Manuela y con total descaro, comenzó a examinar su cuerpo de arriba abajo al tiempo que con la palma de la mano se frotaba el gran bulto que obscenamente se marcaba en su entrepierna.

Yo en una de las veces que hice un movimiento para acoplarme mejor, pude verles, los de atrás se estaban masturbando, no sé bien si era por las escenas de la película o al vernos a nosotros y a la otra pareja morreándonos y el que estaba al otro lado de Manuela mirándonos de reojo y haciendo con que seguía mirando a la pantalla. Yo miré a la otra pareja y pude ver que la dama ya estaba con todo el torso desnudo y el joven que la acompañaba la besaba con pasión y debía de tener su polla fuera pues el brazo de la dama se la veía hacer un movimiento como si le estuviera masturbando. El hombre que se había puesto antes al lado de la pareja solo se le veía un bulto estaba de rodilla entre las piernas de la dama y era fácil imaginar que es lo que estaba haciendo con su cabeza metida entre los muslos de ella. Volví a decir a Manuela que les mirará al unísono que sacaba mi mano de su entrepierna y la llevaba a su otro pecho pudiendo observar que ahora tenía sus dos tetas duros y sus pezones se la notaban bastante incluso estando aún bajo su sujetador, entonces la afirmé:

“¿Estas caliente Manuela? Ves lo que hacen esos tres, ves como esa dama sabe divertirse, seguro que ha entrado en el cine sola y fíjate como la tocan y soban ya esos dos hombres”

Ella me afirma con voz entrecortada:

“Si estoy muy exvisitada, entre el toqueteo que tú me tienes y el ver a esos tres como están me ha puesto muy caliente, ya has visto que tengo mis bragas completamente empapadas y la calentura que tengo ahora mismo en mi coño está haciendo que ahora mismo me empiece a correr asimismo ahora por todo el resto de mi cuerpo y si esto sigue así dentro de poco no voy a ser capaz de pararlo mi amor y de ahí que creo que es mejor que nos vayamos”

Entonces mi mano, al tiempo que la voy acariciando, la voy subiendo la falda hasta acabar dejando sus preciosos muslos desnudos, primero y sigo subiendo enseñando ya sus mojadas bragas, y sigo subiendo hasta dejarla su falda enrollada en su cintura y mostrando toda la parte inferior de su cuerpo a los ojos de todos y cada uno de los que estamos a su alrededor. Enseguida el hombre de su izquierda, me mira y yo le hago un gesto afirmativo con mi cabeza. Entonces él posa una mano grande y rugosa sobre el otro muslo de Manuela y comenzó a sobarla asimismo, al tiempo que desabrochaba la bragueta de su pantalón y saca fuera de este, una polla medio parada, con una impresionante bola oscura en su cima, aún sin estar parada del todo mediría unos veintitantos centímetros de largo y de un grosor excepcional , de tal forma que atrajo la mirada de Manuela, yo la miró a ella y veo en su cara el vicio y las deseos y deseo irrefrenable de entregarse, de gozar, de ser poseída, de ser follada, se acerca a mi oído y me afirma:

“Fernando, el hombre que tengo al lado de mí me está tocando mi muslo, ha empezado a acariciármele, yo creo que debemos levantarnos e irnos, pues con lo caliente que estoy no voy a ser capaz de detenerle en sus toqueteos y me va acabar tocando incluso mi coñito”

Miré a mí alrededor y vi como la mayoría de los hombres que nos rodeaban tenían las vergas

desnudas y paradas, y todos se las tocaban, se masturbaban. Entonces yo la respondo:

“Déjate llevar, no te cortes, si lo deseas s adelante cógesela, mi amor…no te preocupe y déjate llevar que acá estoy yo para protegerte y cortar cuando lo crea oportuna, déjate llevar y goza mi amor como lo puta que eres, se te ve el vicio y el deseo en tu cara, mi amor….”

Ella animada por mis palabras, se deja llevar definitivamente por sus ansias de sexo y agarra la polla de su vecino de asiento y comienza a acariciársela y mastúrbasela.

Yo entonces inclinándome hacía delante, me coloco delante de ella, llevo mis manos hasta su blusa y la desabrocho todos sus botones, se la abro y después subiendo mis manos a sus hombros la voy deslizando su blusa hacía abajo, dejando todo su torso al aire y sus tetas cubiertos solamente por su sujetador. Se la ven, sus tetas bajo la fina tela semitransparente de su sujetador, que por el deseo y calentura que tiene en esos instantes, están duros y sus pezones iguales y erectos. Después me coloco entre sus piernas agachado y la voy bajando la braga hasta los tobillos, se la saco y me la guardo en el bolsillo de mi pantalón, al entrarla noto que está completamente mojada y que me moja la tela del bolsillo donde me la he guardado. Después con mis manos separo todo cuanto puedo sus muslos y coloco mis dedos sobre los mojados labios de su almeja y comienzo a frotarla con mis ellos su rajita arriba y abajo, arrancándola unos gemidos de placer;

“Aaahhhhhuuuuuu….siiiiiiii ohhhhh…..sigueeeee.sigueee……”

Entonces la dejo, de acariciar para su sorpresa, y levantándome me siento de nuevo en mi butaca al unísono que dirigiéndome al desconocido de su izquierda, el que tenía ya la su miembro bien duro y tieso gracias a las caricias de la mano de ella, y le digo;

“¡Si te apetece puedes comerle el coño a la puta esta, que es mi dama!”

En esos instantes, Manuela para mí era “mi dama “ y así lo sentía y de ahí que así lo afirmé. El ver así a Manuela, ofrecida y sobada por aquel hombre y emputecida hasta ese extremo en ese cine, un sitio público, me excito muchísimo y me estaba haciendo gozar y me pareció ver que a ella le exvisitaba que la ofreciera a otros.

El hombre viejo y gordo sentado a la izquierda de Manuela, al oír mi invitación, no se hizo de rogar, se bajó de la butaca y colocándose entre las piernas abiertas de ella, hundió su cabeza canosa y medio calva entre los muslos de “mi dama” y comenzó a darla fuertes lametones arriba y abajo del sexo de ella. Manuela de manera instintiva, y a fin de que el hombre cuando llegue mejor, empuja hacia delante su cintura y levanta separando un tanto más sus muslos, facilita al vicioso gordo el acceso a su chocha, completamente empapada, estaba muy exvisitada y me lo demostró que en menos de un minuto de estar el hombre comiéndola el coño se corrió comenzando a gemir y gritar:

“Ohhhhhhh….aahhhhhhhhhsiiiiii oooohhnnnnunnmmmm”

Hasta que dándome cuente del escándalo que se armaría, si la seguía dejando gritar de placer, uní mi boca a la suya fundiéndonos en un beso, para de esta forma acallar sus gemidos. Mientras el hombre sin detenerse seguía lamiendo y follando su coño con su lengua. Al viejo debió agradarle saborear los jugos que con su orgasmo Manuela estaba echando, puesto que mientras que con una de sus manos se masturbaba como un mono, siguió mamando y relamiendo los labios vaginales de la puta de Manuela incluso se atrevía ya a llegar con su lengua al agujero del culo donde se entretenía a lo largo de unos segundos, dando aún más placer a la dama.

Manuela tras pasarla los estores de su orgasmo y darse cuenta que debía reprimir sus gritos, alargó su mano derecha y agarrándome de nuevo mi polla, que ya la tenía completamente parada, comenzó a masturbarme.

Yo a mí alrededor oía comentarios obscenos, no sabía si era a la otra pareja o era a nosotros, pero al mirar me di cuenta que los que estaba oyendo se referían e iban dirigidos a Manuela, la decían:

“Joder que guarra y puta que es la tía, si el marido me hubiera invitado a mí a comerla el coño, no solo la como el chocho sino que me la follo acá mismo, mira, mira como goza la cabrona, que guarra y viciosa que es y el cornudo del marido gozando con lo que la hacen”

Yo la miro a Manuela y veo como los de atrás la están agarrando sus tetas sin ningún miramiento y como la soban las tetas y pellizcan sus pezones. Ya la tienen los tetas fuera del sujetador, no dejan de tocar sus tetas, cada vez veo más manos y delante de mis propios ojos, veo como la desabrochan el sujetador y desaparece en la mano de uno de los tipos que la están sobando. Uno de los hombres arrima contra su pelo la polla completamente tiesa y sin poderse aguantar ya eyacula sobre la cabeza lanzando varias oleadas de leche , cayendo algunos sobre su pelo y otros sobre su hombro y espalda desnuda, ella nota el calor del esperma en su cuerpo se vuelve hacia atrás y entonces otro de ellos aprovecha para coger sus cara con una de sus manos y aprovechar llevar su boca a la de ella y besarla como un cerdo metiendo toda su lengua y echando gran cantidad de su saliva dentro de la misma, ella, no afirma nada se traga la saliva del hombre y abre su boca ofreciéndola a fin de que otro ocupe el sitio que ha dejado el que la ha besado. Pero esta vez no es la boca de ninguno de los hombres que siguen maltratando sus tetas, sino la gorda polla de uno de ellos, que apunto de venirse se la mete entera hasta su garganta y en menos de 15 segundos de tenerla dentro de su cavidad bucal empieza a correrse y llenar la boca de “mi dama” de su esperma. Manuela en vez de escupirle se lo traga todo y lo que no puede lo deja escapar por la comisura de sus labios, bajándole entonces hasta sus tetas maltratados y doloridos por el trato a que están siendo objeto de ahí ques hombres.

Mientras todo esto ocurre el viejo gordo seguía lamiendo la chocha de Manuela y masturbándose, a los pocos segundos emite un gruñido y comprendí que acaba de correrse. A los pocos segundos se incorpora y en vez de sentarse en la butaca que anteriormente había tenido se sienta en la butaca libre que queda a mi derecha. Entonces aprovecha uno de los que están sobando las tetas de Manuela y se pasa a la butaca dejada por el viejo, y sin permiso de nadie, lleva su mano al coño de Manuela y mojándose su mano de los jugos de ella se la lleva a su boca y la bañada con su lengua, después vuelve a meter la mano en el coño de la dama y la mete dos de sus dedos comenzando hacer con ellos movimientos de de qué manera si la estuviera follando con ellos. Manuela al sentir los dedos dentro de su coño me mira y comienza a suspira sofocada por el placer que está sintiendo, me mira y en sus ojos veo que sin charlar me pide que la salve, que está a punto de sucumbir y que si no intervengo dentro de poco sin poder evitarlo se entregará a todos aquellos hombres. El que tiene metido sus dedos en su coño se levanta y bajándose del todo sus pantalones, la saca los dedos del coño y se tira encima de Manuela con la intención de penetrarla, pero por la posición de esta sentada en la butaca, falla en su intento. Yo entonces le doy un empujón y le tiro al suelo, me levanto de mi butaca, y colocándome delante de Manuela impido que nadie la pueda penetrar. Los de la fila de atrás que no han dejado de tocar sus tetas al verme enfadado dejan de sobarla y entonces es el viejo de mi derecha el que me afirma:

“Cornudo, tu dama es una guarra viciosa y por como está ahora necesita que alguien la folle, en estos instantes estoy seguro que la da igual que seas tú o cualquiera de los que acá estamos. Sé que tú no vas a permitir a ninguno de los que estamos acá que la folle o se la follen acá en el cine, de ahí que si tú deseas y deseas calmar su calentura, yo vivo acá cerca, prácticamente es cruzar la calle, podéis venir los dos a mi casa y allí te la follas tú tranquilamente en cama, solo os pido que me dejéis mirar y si queréis participar aunque solo sea acariciando esas pedazos de tetas que tiene”

Yo me quedo sorprendido por la proposición la miro a Manuela y ella me afirma con su cabeza que sí que acepte, yo la miro y de nuevo me afirma ella, pero esta vez de palabra:

“Si Fernando, por favor acepta, él tiene razón estoy muy caliente y necesito que me folle alguien rapidamente y si puedes ser tú mejor, pero si seguimos acá, sé que no vas a poder sujetar a estos baboso viciosos y al final acabaran fallándome todos en la butaca, en el suelo o donde les plazca, por favor acepta y vámonos cuanto antes”

Yo entonces la digo:

“Está bien, arréglate la ropa, lo mejor que puedas y venga vamos”

Mientras Manuela se arregla su ropa (al fin y al cabo solo tenía que bajarse la falda y abrocharse la blusa, pues las bragas las tenía yo en el bolsillo de mi pantalón y no tenía pensado dárselas y el sujetador había desaparecido y seguro que el que se le había quitado tampoco tendría pensado dárselo. Le digo al viejo:

“Venga entonces, vamos a tu casa, a propósito ¿de qué manera te llamas?”

Él rapidamente me contesta:

“Juan ¿y vosotros?

Le di nuestros nombres y nos levantamos los tres, Manuela aun colocándose sus pocas ropas y con todo el pelo y cara manchada del semen de los hombres que se habían corrido encima. Por sus piernas la corría un reguero de líquidos que no dejaban de salir de su coño. Al salir el portero se nos quedó mirando sonriéndonos y a nuestro dama de compañía le afirmó:

“Hasta entonces Juan, que se te dé bien con los tortolitos y disfrutes, ja, ja, ja, ja,….”

Manuela al oír al portero se acurrucó en mi pecho y me afirmó en voz baja:

“Qué vergüenza, este sabe lo que ha pasado ahí dentro y a donde vamos y lo que va a ocurrir ahora, que vergüenza Fernando, habrá pensado que soy una …..”

Yo besándola en su cara la digo:

“No te avergüences, tu eres para mí todo y me da igual lo que los demás piensen de ti, me da igual que en el cine te hayan llamado, guarra, viciosa y puta….porque aunque lo seas a mí me da igual, porque te deseo y no me importa ser un cornudo si tú estás al lado de mí”.

Ella me dio otro beso en agradecimiento.

Ahora que podíamos ver bien a la luz del día al hombre que nos había invitado a su casa en realidad no era tan viejo como nos había parecido en el cine, eso sí era grandullón con una enorme barriga, llevaba la camisa desabrochada mostrando su torso todo lleno de una densa mata de pelos algunos canosos y otros aún oscuros, en su cabeza lucía canas y gran una parte de ella se encontraba sin pelo. Sus ropas estaban guarras y sucias y a la altura de su entrepierna se le marcaba idealmente un gran bulto y una enorme mancha de humedad donde debía terminar la punta de su larga y gorda polla, y desprendía un fuerte olor a sudor. Cruzamos la calle del cine y nos metimos por unas calles estrechas, no habríamos andado ni dos minutos cuando llegamos a un portal, con la puerta medio abierta (me extraño que no cerrarán los vecinos la puerta de la calle y más en esa zona de Madrid) de un edificio viejo y destartalado, abrió y nos hizo pasar, entró y se colocó de nuevo delante de nosotros y comenzó a subir unas escaleras estrechas y guarras, parecía como si fuera un edificio abandonado, de lo guarro que estaba con las pareces descascarilladas y la barandilla de la escalera, negra, se movía un montón. Llegamos al tercer piso y abrió y nos hizo pasar, cerró la puerta y echó un cerrojito que tenía por dentro. Estaba todo oscuro y un olor pestífero contaminaba la atmosfera. Solo había una pequeña ventana que daba a un patio interior, encendió una bombilla amarillenta de no más de cuarenta vatios, el piso era solamente una habitación amplia, con muebles sucios y empolvados. En uno de los rincones había una especie de encimera estrecha y una cocina de butano toda guarreteada, que cuando se compró debía de ser blancona porque ahora no se podía asegurar que color tenía de lo guarra y sucia que estaba, tenía encima una sartén negra por la suciedad y del fuego con aceite requemado. A mitad de la pared contraria había una pequeña puerta que daba a una especie de cuarto de baño, donde había un wáter de placa turca (sin taza, se trataba de una placa cuadrada de porcelana en el suelo con dos sitios adyacentes para apoyar los pies, con un agujero en el centro), muy sucia y toda amarillenta por el orín y la mierda que tenía de la que emanaba un olor insoportable y un lavabo pequeño. Encina de la placa turca había un tubo donde en su día debía haber terminado en una alcachofa de ducha, pero que ahora carecía de ella. Ya en la habitación grande, es decir en lo que en realidad era la vivienda, y pegada a la pared y en uno de los rincones había un camastro de 105 de ancho, la cama estaba desecha y las sabanas sucias y llenas de restos de semen, excrementos y llena de pelos de Juan. Desprendía un fuerte olor a suciedad, que envolvía toda la estancia. Junto a la cocina tenía un frigorífico, que siguiendo la pauta de todo lo demás estaba guarro y asqueroso.

Entonces nos miramos Manuela y yo y la afirmé:

“Si deseas nos vamos, esta asqueroso y soy consciente del asco que te puede dar hacerlo acá, pues a mí mismo me da, no sé si hubiera sido mejor haberlo hecho en el mismo cine o incluso en los servicios del mismo antes que acá…Hacemos lo que tú desees, aunque te digo que yo ahora mismo estoy súper exvisitado por todo cuanto ha pasado en el cine y por el ambiente sucio y degradante donde este hombre vive y nos ha traído a fin de que follemos….”

Ella me contesta:

“Fernando es verdad que está muy guarro y el olor tan fuerte a sucio y porquería y a sudor y a no estar ventilado, me da arcadas y asco, pero estoy muy caliente y exvisitada y necesito que me folles ya mi amor, deseo que me folles acá, por muy guarro y sucio que este todo, son más grandes las deseos y necesidad que tengo de polla que el asco que todo esto me da”

Diciendo esto se desabotono su blusa y se la quitó dejándola caer encima de una silla vieja y destartalada, entonces llevo su mano a su cadera y fue bajando la cremallera de su falda, dejándola caer al suelo quedando ante el hombre viejo y yo completamente desnuda. Yo me desnudé asimismo y el viejo hizo lo mismo. Nos dirigimos a la cama y el viejo de nuevo nos sorprendió al decirnos:

“Antes de comenzar, os recuerdo que os he traído a mi casa con la condición de que me dejaríais participar, aunque yo no la folle, y deseo que antes de que empecéis ella me chupe mi culo mientras que me hago una paja:

El viejo se sentó en el camastro y afirmó a Manuela:

“Acércate y arrodíllate puta”

Él entonces se tendió hacía atrás y levantó y separó las robustas y peludas piernas y elevando algo las cadera ligeramente del colchón, con sus muslos pegados a su gran barriga y sus huevos colgándoles bajo su gran pollón , cogió este y se empezó a masturbar. Manuela ante sus ojos tenía un gran culo con una raja cubierta de pelillos y un agujero grande con sus esfínteres muy arrugados y muy oscuros. Yo entonces la afirmé a Manuela:

“Manuela no debes hacerlo, si eso nos vamos y follamos en otro lado”

Y ella arrima su cara al culo del hombre y hace un amago de retirarse al venirla un olor pestilente y me afirma:

“No Fernando, estoy muy caliente y además me exvisita todo esto y el olor asqueroso que desprende su culo, no sé porque me repugna pero al unísono deseo chupárselo como el me pide”.

Yo entonces me callo y me pongo a observarlos, mientras que él al oír lo que me ha dicho “mi dama” la afirma:

“Así me agrada, hija de puta”

Manuela sobre nuevo su cara y de nuevo huele el ano del viejo, y ve restos de sus excrementos asomando por él ya secos. Acerca su lengua y comienza a pasarla por el agujero sucio y guarro del hombre, una y otra vez , se traga un trozo de excremento de él y profundiza con su lengua dentro del ano del viejo, el que con sus ojos entornados no deja de sacudirse su inmenso miembro. Ella deja un instante de chupar el culo para tomar aire y expulsa de nuevo el aire sobre el orificio del hombre produciéndole un cosquilleo que parece que al viejo le encanta. Manuela sigue chupándole el culo, pero lleva una de sus manos a su chocha y comienza a acariciar su rajita, no desea que se le vaya su calentura y de ahí que ha comenzado a masturbarse, aunque el verse así de sometida realizando esa guarreria en el culo del desconocido la exvisita, lo que realmente desea es ser follada, de ahí que trata de hacer acabar al viejo cuanto antes, pero este parece aguantar bien, pues no hace mucho como recordaran se corrió en el cine, entonces el hombre la afirma a la dama:

“Sigue así, golfa, sigue hija de puta….sigue…Ahhhhh sigue comiéndome el culooooo…..para, paraaaa putaaaa no sigaaaassss o me haraaaas correme y eso no deseo hacerlo ahoraaaa…..”

La da un empujón y la aparta bajando las piernas y levantándose del camastro me afirma a mí:

“Ahí la tienes ahora ya podéis empezar, yo participaré cuando lo crea oportuno, tienes una buena zorra de dama, auna parte de ser zorra y puta esta buena la jodida, me encantaría follarla”

Sin decir nada Manuela se tumba en cama sucia y sudada de Juan con sus piernas abierta y me hace señales con sus manos a fin de que me tumbe encima de ella y la folle. Yo con lo caliente que estoy no me hago esperar y me posiciono encima de ella, y con mi mano derecha dirijo mí ya tiesa polla al coñito de mí amada Manuela y sin forzar entra como un guante de lo mojada que esta. Nos abrazamos y ella me echa sus piernas a mi espalda cruzándolas sobre ella y atrayéndome con fuerza contra ella y empezamos un fuerte mete y saca, nos besamos como locos, nos mordemos, estamos exvisitadísimos por todo lo vivido en el cine y ahora con el viejo. Cuando llevamos unos minutos follando como locos, noto en mi espalda las manos bastas de Juan , me acaricia mi espalda y se sitúa tras nosotros, con sus manos llega a mi culo, que en esos instantes estoy empujando con fuerza contra la pelvi de Manuela, me separa mis nalgas y noto como arrima su gorda y tiesa polla a mi culo, tratando de penetrarme con ella, yo estoy fuera de mi follando a mi amor y no deseo distraerme, deseo correrme y deseo hacerlo dentro de la vagina de Manuela y deseo que ella goce. El viejo sigue pero no es capaz de entrar su punta en mi culo, el que yo mantengo cerrado con todas mis fuerzas para impedir la penetración. Entonces noto que me llega el orgasmo y siento asimismo a Manuela tensarse y gritarme:

“Fernando me viene, me vieneee, me voy a correr mi amor, me voy a correr, deseo que tú asimismo te corras al unísono que yo mi amor, deseo sentir tu semilla caliente en mi vagina, en mi útero….aaaahhhhhhh me corrroooooo……siiiiii me corrrroooo……”

Yo no aguanto más y asimismo me empiezo a correr soltando grandes chorros de semen dentro del interior de “mi dama” al unísono que grito:

“Siiiiii mi amooooor……siiiii….tomaaaaa.tomaaaaa, me corrrooooo….siiiii….me corroooooo ahhhhhhh…. Y tú maricón fuera de mi culoooooooo…..siiiiiiii…..me corrroooooo deseo preñarte Manuelaaaa…….mi amooooorrr……”

De un empujón tiro para atrás al viejo, que cae al suelo y yo me quedo tendido sobre el cuerpo sudado de Manuela. Y entonces le digo a Juan:

“Yo no soy maricón y no me agrada que me metan una polla y menos tan gorda y grande como la tuya por mi culo, es que no te agradan las damaes?”

Y Juan desde el suelo y con su polla tiesa me afirma:

“Si me encantan, pero al veros follar me he puesto muy caliente y como no podía metérsela a ella, decidí probar a darte por el culo, pero es que necesitaba desahogarme, puesto que tú te has follado a la puta de tu dama, podías dejarme que la follara yo, mira como estoy…..”

Yo le miro y miro al unísono a Manuela como preguntándola y entonces es ella la que contesta:

“De acuerdo, puedes follarme, pero tiene que ser con preservativo, pues estoy en mis días fértiles y deseo quedar preñada pero deseo que sea de Fernando, de modo que si tienes un preservativo y te le pones puedes follarme, sino lo que puedo hacer es hacerte una felación y dejar que te vengas en mi boca y cara”

Él se levanta del suelo y va hacía un cajón de un mueble viejo que tiene pegado a una de las paredes y saca una caja de jebees, saca uno, que debe de ser el último, pues le saca y arruga la caja y la tira al suelo. Luego abre la bosa que contiene el preservativoservativo le abre y se le pone rapidamente, le cuesta entrarle, pues tiene la polla a tope y es gorda y larga. De nuevo se dirige hacía el camastro donde estamos Manuela y yo, y dándome un golpe en mi hombro me afirma:

“Quítate que ahora me toca a mí, va a ver la puta de tu dama lo que es ser bien follada por un macho de verdad y no por un mierda como eres tú que no tienes dignidad ninguna dejando que otros hombres se la follen incluso delante de ti, cornudo de mierda”.

Se va a tirar encima del cuerpo de Manuela, pero esta le para y le afirma:

“No mejor, que te tumbes tú boca arriba en cama y yo me suba encima de ti y me cabalgues, pues con lo larga y gorda que la tienes, de esa forma podré ir yo controlando lo que me entra en mi vagina y hasta donde la puedes entrar sin que me hagas daño”

Entonces el viejo la afirma:

“Prepárate para gozar, guarrilla….me muero por probar ese chochito tan precioso que tienes y reventártelo de una puñetera vez, sabes cuánto me dime mi polla, mírala son 25 centímetros de larga por 8 de gorda. Venga ven súbete encima pedazo de puta, mira el cornudo como se la menea mirándonos, ja, ja, ja….vas a ver cabrón como reviento el chochazo de tu dama……”

Yo me pongo al lado de la cama y voy dando vueltas alrededor de ella, deseo ver como ese pedazo de pollón entra dentro del coñito de Manuela, ella sé que asimismo lo desea y más habiendo sido ella la que le ha dicho que la podía follar, si ha hecho eso es porque sigue muy caliente y desea tener dentro de su coño una polla de las dimensiones que tiene la del viejo Juan.

Manuela se sube encima de los muslos del hombre y cogiendo la polla de este comienza a pasársela por encima de los labios de su coñito una y otra vez, la miro a su cara y voy notando como a cada pasada se va exvisitando más, y más. Entonces el hombre comienza a acariciarla sus muslos por la parte exterior y va subiendo sus gordas y bastas manos por la suave piel de “mi esposa” hasta que llega a sus gordas tetas, las cuales están duras y con sus aureolas abultadas y sus pezones erectos a tope por la exvisitación. Se las soba y aprieta fuerte, la tira de los pezones al unísono que la afirma:

“¡Vaya tetas! ¡Te voy a arrancar esos pezones! Pedazo de puta…joder que buena estas…jodeeeerrrr….que suerte he tenido esta tarde en el cine, siempre y en todo momento suelo ir a ver si pesco algo o al menos me hacen alguna paja, pero que se vengan a mi casa y que me folle a la putilla eso me ha ocurrido muy pocas veces, con esta creo que han sido dos o tres veces, pero las anteriores hace tiempo cuando yo era más joven.”

Manuela ya está súper exvisitada, de modo que se eleva un tanto y se hecha unos centímetros hacía delante hasta que queda la polla del hombre justo frente a su rajita, entonces él hombre la afirma:

“Ábrete bien de piernas que te va hacer falta, si no desea que te destroce todo el recorrido hasta que esté por completo dentro de ese coño de puta que tienes”

Manuela le hace caso y se abre todo cuanto puedo, quedando en esos instantes su raja completamente abierta y poco a poco se va dejando caer sobre ella. El hombre ha dejado de sobar las tetas de ella y ha llevado sus manos a las caderas y cintura de Manuela, la sujeta con fuerza y aunque ella va bajando despacio, él la aprieta hacía abajo con la intención de que esa monstruosidad de polla la entre del todo cuanto antes al unísono que emite un gemido medio de dolor medio de placer:

“ Gmmmmm ohhhhhh ahhhhhhyyyyyyyy es muy grande y gordaaa aaaahhhhhyyyyy”

Yo desde mi posición veía como la enorme polla pugnaba para abrirse paso y como lentamente trataba de introducir cada vez más adentro su punta. Por las muecas de dolor de Manuela yo sabía que aguantaba pero que en el recorrido que estaba realizando semejante instrumento la hacía daño, y no poco, pero asimismo sabía que ese daño estaba siendo mezclado con un raro placer que era muy difícil de definir. Ella de vez en cuando para y en una de esas paradas ya con toda la polla casi toda dentro y sin esperarlo él dio un empujón más, logrando al fin que sus huevos tocaran la entrada de la almejita de mi querida “esposa”. Ella sintió como la llegaba hasta el fondo y no pudiéndolo evitar gritó:

“ Gmmmmm, ahaaay me dueleeee….no seas tan brutooooooo”

Y él la contesta con toda la tranquilidad del planeta:

“ ¡Pssssshh, calla! Relájate que ya está dentro y ahora empieza lo bueno. Vas a gozar como no lo has hecho hasta ahora, jamás me había follado a una dama casada, sabiendo que era casada, y encima con el cornudo de su marido delante”.

Una vez dentro por completo ella se queda un rato quieta sentada sobre la pelvi del hombre aguardando que su vagina y su chocha se acoplen al tamaño de semejante polla que tiene metida en su cuerpo, mientras que espera, le afirma:

“Ahhhhh cabróóónnnn por fin la tengo toda dentro, me siento completamente llena y siento las paredes de mi vagina apretadas por el grosor y tamaño de tú polla, joder quién me iba a decir a mí que el viejo que se sentó al lado de mí en el cine tendría este pedazo de pollón, ahhhhh estoy segura Fernando que ahora mismo no me entraría ni siquiera un pelo dentro de mi coño de lo que me aprieta este pedazo de polla….”

Él viejo como si esas palabras no se refirieran a él sigue diciéndola cosa como:

“ Prepárate para gozar , guarrilla… me muero por probar tu chochito y reventártelo bien de una puñetera vez, desea que lo haga, deseas guarillla, sí o no, que lastima tener que hacértelo con preservativo y no poder preñarte pedazo de guarra, dime que te la meta , pídemelo, deseo oírlo , dime fóllame….”

Manuela estaba muy caliente y fuera de sí y al oír decir eso al viejo le afirma:

“Fóllame ya por favor, fóllame, no aguanto más, no ves de qué manera me tienes”.

Ella trata de empezar a moverse pero el hombre la sujeta con fuerza con sus manos en su cadera y la contesta:

“Pídemelo como yo te he dicho, dímelo”

Y Manuela ya a gritos le suplica:

“Déjame moverme, fóllame ya de una puta vez viejo de mierdaaaa…..no puedo seguir asíiiiii estoy que me subo por las paredes de caliente que me tieneeeessssssss”

Y él la afirma:

“Eso es lo que voy hacer ahora mismo, prepárate para sentir una polla de verdad dentro de ti un XXXL y no la de ese cornudo que nos mira y se menea su polla al ver de qué manera te tengo empalada zorra, comienza a cabalgar como si fueras una amazona en celo sobre su caballo…ja.ja.ja….no sabía que fueras tan puta ja,ja, ja, estas que te derrites y eso que no te la he metido a pelo y está por medio la mierda del condón”

Y subiendo con sus fuertes manos el cuerpo de Manuela casi hasta sacar toda su polla de su interior, tiró entonces de nuevo hacia abajo comenzando de esa forma un mete y saca, arriba y abajo y Manuela saltaba sobre la polla del viejo como poseída. Era todo un espectáculo ver saltar al ritmo de su follada, sus tetas saltando hacía arriba y hacía a bajo.

Cuando han cogido ritmo él la suelta de las caderas y las deja caer sobre el sucio colchón y la afirma:

“Cabálgame como si fueras una amazona, deseo ver moverse ese par de tetas que me tienen loco, ¡uff, puta guarra, vaya conejo estrecho y más caliente que tienes , joder no me canso de decirlo, pero es que me estás haciendo gozar a tope, joder …!y vaya tetas! ¡Te voy a arrancar esos pezones!, muévete puta, muévete tú ahora, no deseas polla salta a fin de que te entre hasta el fondo de tu coño, puta”

Es verdad que la polla del viejo es gruesa y grande, pues Manuela no tiene el coño pequeño ni grande, pero no tan estrecho como para poder decir lo que la ha dicho el viejo, sin embargo viendo como la entra y la sale la polla de él cada vez que salta y se mueve la dama veo que lo hace justo y sin holgura, lo que me confirma que el viejo Juan está bien armado. Ella sigue cabalgando sobre la muy buen polla de Juan, que sigue tumbado de espalda sobre las guarras sabanas que tiene puestas en el colchón, Manuela sube y baja sin parar aumentando su ritmo al unísono que le afirma al viejo:

“Aahahahhh, , muévete cabrón , no me hagas trabajar tanto, siiii, como la sientoooo, ohooo vas hacer que me vuelva a correr , sigueee…. Sigueeee que ya estoy apuntooooooo”

El comenzó de nuevo a mover su pollón dándola fuerte, y ella comenzó a seguirle su ritmo y saltar sobre su polla, se estaban acoplando a la perfección, Manuela parecía que en esos instantes estuviera montando un caballo salvaje, el viejo empujaba con fuerza como si fuera su caballo salvaje, como la jodía, ella debía sentirla toda entera, la entraba justa y la estaba produciendo un placer inmenso,ella le decía:

“A aaaaah, la siento en el cuello del útero, sigue, sigue cabrón ooohoooo, no pares aaahhaaa ssiiii, me estas llevando otra vez al placer viejo de mierda”

Las tetas ahora de Manuela bailaban y botaban como si fueran dos globos que se movían al compás de sus embestidas, eso le agradaba al viejo, se las agarró y se las sobaba se la pellizcaba los pezones, se las acariciaba, Juan se había dado cuenta que ese trato en sus tetas la ponía a cien y la decía:

“Ya sé que la notas muy adentro, pero ¿a qué te agrada, a que gozas?, tú tranquila y goza de mi pollaza pedazo de zorra, eres toda una puta, eres la puta que a todos nos agradaría tener por dama, que suerte tienes cornudo….”

Él se incorpora y lleva su boca a sus tetas y comienza a chupar y a succionar con tal pasión, que parecía que los iba arrancar de verdad, de sus pezones, pasándose de uno a otro. Después agarrándola de su culo se deja caer de nuevo sobre el colchón atrayendo el cuerpo de Manuela sobre él. Yo no dejo de mirar y al unísono de menearme mi polla súper parada, me masturbo con fuerza. Entonces él con sus manos abre con fuerza, todo cuanto puede los dos cachetes del culo de Manuela separándolos, dejando ante mi vista toda su raja anal y su espléndido agujero negro, es un ano precioso que por el placer que está sintiendo en su coño se le abre y cierra mostrando el gusto y placer que la polla del viejo la está dando.

Entonces llamándome a mí el viejo me afirma:

” Cornudo, no te pajees, acércate y participa que esta se traga todo, mira que agujerito tiene, métesela por él estoy seguro que a esta puta la encantará sentir nuestras dos pollas dentro al unísono. Ven, acércate que la hagamos un bocadillo, mira como yo si te dejo participar. Yo quería reventarla bien reventado su coño pero ahora deseo que tú cornudo participes y como veo que tampoco estas mal armado y tienes una buena polla fóllate a tu dama por el culo para arreglarla esa preciosidad de puerta trasera que tiene, aj, ja, ja,ja…”

Yo entonces me untó mi polla con saliva y subiéndome encima de la cama y colocándome entre las piernas de los dos amantes, llevo mi polla a la entrada del agujerito del culo de Manuela y comienzo a empujar. El verla follando con el viejo, un desconocido que nos hemos encontrado en un cine de pajilleros y al que no conocemos, me ha exvisitado muchísimo y no soy capaz de hacerlo despacio para no hacerla daño. De modo que ya colocada la punta de mi polla en el ano de ella, doy un empujón y la abro literalmente su culo, ella da un grito muy fuerte de dolor y no puede evitar gritarme:

“Hijo de puta podías tener un tanto de cuidado, a este viejo te tenías que parecer, mira como me folla, cornudo cabrón, me has hecho muchísimo daño aaaaahhhhhh”

Yo entonces espero un tanto para acoplarme y coger el ritmo que impartía Juan e ir al compás coordinándonos los dos a las mil maravillas y cogiendo un buen ritmo, empezamos a follarla de nuevo. Tras los primeros instantes de dolor por mi brusca penetración, Manuela comienza otra vez a gozar, ahora sí que me sentía llena. Manuela debía estar sintiendo como la entraba mi polla hasta sus intestinos y al viejo como otra vez la llegaba hasta la entrada de su útero. Así estuvimos casi un cuarto de hora, en el que “mi dama” sintió y disfrutó de gran cantidad de clímax, enlazando uno tras otro. El primero en correrse fue el viejo, (asimismo era el que más tiempo llevaba) el que había conseguido aguantar casi una hora desde que empezó a follarla, de pronto le oí decir con una voz muy exvisitada y medio gritando:

“Muévete, más deprisa cabrona, so cerda, muévete, no te pares no voy a poder aguantar considerablemente más, te voy a llenar entera, so cabrona que polvazo te estoy echando, pedazo de puta, me corro, me corro aaaaaa, siiii…….te voy hacer cuando acabe que te tragues toda la leche que te estoy echando en el puto condóóóónnnnn por no haberme dejado follarte a pelooooooo………aaaaaahhhhhh…ooooooooohhhhh”

Yo seguí un tanto más pero al minuto o dos minutos me vine de nuevo en el interior del espléndido culo de Manuela. Al hacerlo noté como si ella aflojara sus esfínteres sintiendo en mi polla una sensación rara como si estuviera profundizando en una superficie blanda al unísono que la gritaba:

“Ahhhhh me corrroooooo aaaa…..que placeeeeer cuanto deseababa regresar a follarte por ese pedazo de culo que tieneeeesssss…… toma mi lecheeee calienteeeee aaa………pedazo de guarraaaaa si te estas cagandoooooo de gustooooooo………”

Manuela me afirma:

“Siiiiiii miiiiiii amooooor me agradaaaaa , me agradaaaaa sentiiiiir tu leche caliente entrarme en mi culoooooooo…..me estás dando tanto placer que me estoy cagando de gustooooooo a horaaaaa mismoooooooo…….”

Yo no pudiendo más me dejo caer sobre la espalda de Manuela, al unísono que comienza a subirme un fuerte olor a mierda llevo mi mano al culo y toco este y mi polla y al retirar, de nuevo la mano, la saco llena de un espeso liquido mezcla de mi leche y excrementos de ella, desprendiendo un fuerte olor a mierda, entonces cojo y me la limpio a las sabanas sucias que hay sobre el colchón. Manuela cae sobre el pecho del viejo, ahora sí que parecíamos un bocadillo donde el relleno era Manuela que en ese instante tenía su culo bien relleno de mi leche y en su vagina aún la polla de Juan con el condón repleto de su corrida.

Cuando recuperamos la fuerza, yo esta vez con más cuidado, se la fui sacando despacio, y al levantarme de encima de Manuela comenzó a salir de su culo una buena cantidad de excrementos mal olientes mezclados con mi semen. Me miré la polla, que aún todavía estaba un tanto parada, la tenía completamente llena de mierda. Me puse de pie apartándome de Manuela y entonces ella se incorporó y al hacerlo se sacó la gorda polla del viejo Juan, que quedó tumbado en cama. Luego este se quitó el condón de su polla y nos le enseño, estaba casi lleno de su esperma, entonces poniéndose de pie se acercó a Manuela y la afirmó:

“Abre esa boca de puta mamona que tienes, deseo que te tragues la leche que has conseguido sacarme, pedazo de puta, tienes un cuerpo de vicio el que si pudiera estaría constantemente follándote”

Yo esperaba que Manuela lo rechazara, pero me equivoque, abrió su boca y el viejo cogiendo el condón vertió todo el contenido de él en la boca de ella, la que se lo trago sin dejar escapar ni una gota y después Juan doblo el condón y abriendo el cajón de donde le había sacado y lo dejo de nuevo en él y le cerró de nuevo.

Yo entonces le afirmé:

“¿No lo tiras? ¿Le vas a dejar así usado dentro del cajón? ¿o es que piensas regresarlo a usas?No seas guarro y tíralo, hombre ya solo por higiene y por seguridad, no te das cuenta que al estar usado auna parte de poder coger alguna infección tú o la dama con la que lo uses , se puede romper y quedarla preñada”.

Él cerrando el cajón y soltando una fuerte carcajada me afirma:

“No está la vida para ir tirando las cosas, además es nuevo solo lo he usado hoy con tu dama, de modo que lo puedo seguir usando, es lo que normalmente hago hasta que ya se me rompe al ponérmelo. ¿Quieres creer que esta caja que se me ha terminado hoy hace más de siete años que la tengo?”

Al oír aquello se me vino a mi cabeza, que igual por el paso del tiempo el condón se podía haber estropeado o tener algún agujero y si era así Manuela podía haber corrido el peligro de quedar preñada del viejo en vez de mí. Entonces me dirigí al cajón donde había dejado el condón, le abrí y cogí el mismo y me puse a inspeccionarlo con detenimiento, y al final pude respirar tranquilo, el condón no estaba roto ni tenía ningún pequeño agujero por donde hubiera podido escaparse una parte del semen del viejo. Cogí después y , a fin de que no se enfadara Juan , lo volví a depositar doblado como él lo tenía en el cajón.

Tras esto, nos miramos y los tres dábamos asco de de qué manera estábamos, Manuela toda sudada, cagada y llena de semen por todo su cuerpo, yo asimismo sudado y con restos de semen y restos de la cagada de Manuela en mis piernas, pene y en los pelos de mi bajo vientre y Juan todo sudado, era el único que no tenía restos de semen ni de caca. Entonces dirigiéndome a Manuela la digo:

“No podemos salir a la calle así de guarros, pero acá no sé done nos vamos a poder arreglar, pues solo tiene la placa turca y de la ducha que tenía encima solo le queda el tubo y fíjate lo guarro que está”

Manuela de nuevo sorprendiéndome me afirma:

“Yo creo que es el único sitio donde podemos asearnos un tanto, pues tú quizás te puedes bañadar un tanto incluso con las sabanas, pero yo es que estoy echa un asco, con todos y cada uno de los restos de vuestros semen y toda cagada y como ves encima la caca es bastante blanda y se me ha extendido por todo mi culo y muslos.”

Juan que estaba oyendo todo entonces nos afirmó:

“Yo creo que deberíamos lavarnos, o al menos vosotros dos juntos debajo del chorro y si os da asco poner los pies en la placa turca, podemos poner mi camisa u otra ropa que tengo por acá para lavar y de esa forma no pisáis la placa”

Entonces, Juan cogió varias prendas suyas que tenía en un rincón , ya usadas y las puso sobre la placa turca y entonces nos invitó a que pasáramos. La primera que se metió fue Manuela, al entrar la dio un trozo de jabón de eso que se hace casero y que él lo usaba para fregar la loza e incluso para lavarse la ropa. Se colocó bajo el tubo de lo que en su tiempo fue ducha y dando a la llave de paso comenzó a caer un grueso chorro de agua, al notar el agua sobre su cuerpo Mercede no pudo evitar emitir un gemido unido al comentario:

“Oooooohhhhh que fríaaaa…..que impresión me ha dado”

Juan echó una sonora carcajada y la afirmó:

“Eso es sano, el agua fría conserva los cuerpos y el tuyo debes de cuidarlo a fin de que tu marido y otros lo puedan gozar a lo largo de mucho tiempo”

Ella comenzó a frotarse con el jabón por todo su cuerpo y se fue restregando con la mano , dado que no tenía ni esponja ni nada para hacerlo, las zonas de su cuerpo que más manchada estaban. Cuando acabo, solicitó a Juan una toalla y este cogiendo las sabanas de la cama donde habíamos estado follando se las dio a fin de que se secara, diciéndola:

“Toma sécate en las sabanas, pues la toalla que tengo seguro que te da asco y no la usarías, es esa que está ahí colgada en la pared”

Tanto Manuela como yo miramos a la toalla que nos había indicado y sinceramente es que era un asco, en su día debió de ser azul y roja pero ahora prácticamente era negra de lo guarra que estaba.

Después me metí yo a bañarme, mientras que Manuela se secaba y se sentaba en una vieja silla a charlar con el viejo, le preguntó qué a que se dedicaba y este la afirmó:

“Soy autónomo, no tengo patrón ni jefe y me dedico a todo un tanto, vamos que trapicheo con unas cosas y otras, unas legales y otras no tan legales, pero tampoco toco asuntos ilegales”

Y ella le sigue preguntando:

“¿Y qué tienes ¿un local u oficina o algo para hacer tú trabajo?”

Él riéndose, la contesta:

“Ja, ja, ja, ¿un local u oficina afirmas? Si tuviera que tener eso no podría abonarlo y entonces no ganaría ni para vivir. No guapa yo hago mis negocios desde acá o en la calle. Mira por la mañana estoy acá en casa hasta poco más o menos la una del medio día en que me bajo al bar de debajo de la calle y a dar una vuelta y ver si puedo cazar algún que otro cliente nuevo. Luego subo a casa me preparo algo para comer y estoy trabajando hasta las 4,30 o 5 de la tarde en que suelo ir todas las tardes al cine en que nos hemos conocido, para ver si puedo cazar alguna putilla como tú a fin de que me la chupe y si tengo la suerte que he tenido hoy (que no suelo tenerla) poder follármela. Cuando salgo del cine, suelo ir al bar de abajo y ahí me quedo tomando algo y hablando con los que están hasta la noche en que subo a acostarme y esa es mi vida. No saco mucho pero para mí solo está bien, yo solo pido poder comer y tener de vez en cuando un tanto de dinero para poder abonar alguna puta y echarla un polvo, pues como te he dicho lo de hoy no me suele pasar jamás, ja, ja, ja….y de tarde en tarde me tengo que desfogar con alguna dama aunque sea pagando”

Ellos siguen hablando y él la afirma:

“Me hubiera agradado muchísimo haber podido quedarme con tus bragas o sujetador de recuerdo, pero ya veo que te los quitaron o los dejaste olvidado en el cine”

Ella le afirma:

“Si, sinceramente es que me los quitaron en el cine y no los he vuelto a ver, cuando dijisteis de venirnos los busque a mi alrededor y no estaban, de haberlo tenido y me lo hubieras pedido ten la seguridad que al menos alguna de las dos prendas te habría regalado a fin de que tuvieras un recuerdo mío”

Yo al oírlo me reí, si supiera que sus bragas las tenía yo en mi pantalón. Cuando acabe de asearme y secarme, nos vestimos y al irnos a despedí del viejo Juan, metiendo mí mano derecha en el bolsillo de mi pantalón, saqué las bragas de Manuela, que me había guardado al quitárselas en el cine (estaban aún empapadas de sus jugos) y enseñándosela se las puse en sus manos diciéndole:

“Te he oído mientras que me aseaba que la decías a “mi dama” que te agradaría tener entre otras cosas sus bragas de recuerdo, pues toma en agradecimiento al placer que nos has dado y a esta preciosa tarde que hemos pasado los tres juntos”.

Él al cogerlas lo primero que hizo fue llevárselas a su ñata para olerla y con una sonrisa nos afirmó:

“Huelen divino, las guardaré para siempre y en todo momento como si fuera un tesoro y al olerlas recordaré a esta dama que tanto placer me ha dado esta tarde”

Cuando salimos del portal y pisamos la calle, miré el reloj y marcaba las 10,30 de la noche, desde que entramos en el cine hasta ahora habían pasado cerca de 6 horas, y a lo largo de todo ese tiempo Manuela no había parado de follar. Fuimos hacía la estación del Metro más cercana, y por el camino la pregunté a Manuela:

“¿Te ha agradado lo que hemos hecho esta tarde? ¿Has gozado, mi amor?

Y ella dándome un beso en mis labios y pegándose más a mí me afirmó:

“Ha sido fantástico, exvisitante y he gozado muchísimo, es la primera vez que hago eso en un sitio público como ha sido el cine y he sentido al hacerlo algo nuevo que me ha proporcionado un morbo y un placer especial que jamás antes había sentido, te deseo mi amor”

Llegamos a la estación, cogimos el metro, y tras hacer un trasbordo llegamos a casa, cenamos ligeros y después nos fuimos a la cama donde nos ocurrió como la noche anterior, que por el cansancio nos quedamos dormidos desnudos abrazados el uno a la otra hasta la mañana siguiente.

Voy a dejar acá la historia, pues me estoy alargando mucho ya, en un próximo capítulo os contaré como sigue esta historia de mis amigos Fernando y Paloma.

723 View