Esto ocurrió un día en mi casa cuando tenía diecisiete años, estaba
en mi computadora a las seis pm de un Viernes, jugando un simulador
de vuelo. Cuando oí el timbre de mi casa, puse pausa al juego
y me aproximé a la puerta y la abrí, como fue misorpresa, era
mi vecina Gabriela. Ella era de piel amarilla, pelo
güero, ojos azules, su cuerpo estaba bien formado, prácticamente
perfecta, bueno: Era perfecta.

Al preguntarle que deseaba, me afirmó que tenía un inconveniente
en su computadora, no era de extrañarse que me solicitara
ayuda, pues sabía mucho y les había ayudado a sus
papás en otras ocasiones. Le afirmé que si y que me esperase,
que iba a apagar mi computadora.

Afortunadamente no había absolutamente nadie en mi casa y puede salir veloz
sin solicitar permiso. Llegamos a su casa, que estaba a cuatro casas
de la mía, y entramos. Tuve suerte de que no estuviesen sus
papás. Me llevó a su cuarto, entonces comenzó por encenderla,
mientras le pregunté que donde estaban sus papas,
me afirmó “Fueron a una celebración”. Yo me sentí
aliviado, pues sabía que sus progenitores llegarían tarde
y les sorprendería ver a un hombre solo con su hija. Una vez
cargada la computadora, comenzó a buscar el inconveniente y sin
estimar activó un fichero, al ponerse en la pantalla se mostró
una fotografía erótica, un hombre penetrando por detrás a una
mujer, ella con cara de sorpresa me afirmó “Son de mi
hermano!!! ¿Te agrada?” , pensado que responderle,
lo razonable fue decirle “Si”, me volvió a
consultar “¿Qué te agrada de ella?”,
inquieto le respondí que su vagina y sus senos.

Ví su cara de calma, me afirmó “¿Te gusto?,
estaba inquieto y le afirmé “Me agradas mucho”.
De repente, apagó la computadora, vestía una falda
corta y una camisa, entonces se comenzó a eliminar la camisa,
mi pene se estaba excitando, siguiendo mis instintos
me comencé a eliminar la camisa, de allá el pantalón, al ver
lo que hacía, asimismo se quitó la falda.
Nos quedamos en lencería, se quitó sus “Brasier
de adiestramiento”, y pude ver sus pequeños senos,
sus pezones estaban rojísimos. Ella observó que no le quitaba
la mirada de sus preciosos senos y me afirmó “Tócalos”,
torpemente la sujeté de la cintura y la senté en cama,
me acosté sobre ella y comencé a tocar sus senos, jugué con
su pezón y se lo comencé a chupetear, se los lamía como un bebé.
Ella hizo un gemido que me excitó, de repente se levantó y
me afirmó “Deseo ver tu pene”, un tanto inquieto
por la situación tan excitante, me bajé el calzón, entonces
me acostó en la alfombra del piso y comenzó a tocar mi
pene, me afirmó “Lo tienes grande, está rojísimo y caliente”
y empezó a besarlo y a chupetearlo, lo lamía tal y como si fuera una
paleta, sentía que iba a explotar por la excitación.

Ella me levantó y me afirmó “Hazme lo mismo”, se
acostó sobre el suelo y abrió las piernas, puede ver su vagina,
vi como estaba húmeda y prácticamente no tenía vello, entonces, recordando
películas que había visto en la casa de mis amigos, sujeté
mis manos y le abrí los labios vaginales, aproximé mi cara
y también introduje mi lengua en su vagina, hasta llegar a su clítoris.
Ella comenzó a vocear de placer, proseguía lamiendo su vagina,
sobaba mi cara, y dirigí mis dedos cara su vagina para masturbarla,
comenzó a gemir con más fuerza, creo que me pasé diez minutos
masturbándola, en el momento en que me afirmó con una vos suave, “Ahora
penétrame”, me acomodé y sujeté me pene y lo dirigí
cara su vagina, entonces movió sus dos manos y sujetó mi pene
y afirmó “Yo deseo introducirlo” y empezó a
metérselo mientras que gemía, entonces comencé a meterlo y
sacarlo. Primero iba con un ritmo lento, mas después aumentaba
de velocidad, comencé a gemir asimismo, era algo que jamás
había sentido en mi vida, chilló con más fuerza, quizás
estuvimos como diez minutos. Me retiré de ella pues ya me
había agotado de tanto agotamiento, ya tenía mucha velocidad
y como chillaba mucho creí que que el can comenzaría a ladrar
y los vecinos creyeran que algo pasaba en la casa.
Entonces me afirmó “Por qué razón te paras???”, entonces
le afirmé “Deseo que me masturbes con tus preciosos
senos”, me afirmó que no sabía como se hacía, entonces
le afirmé que le enseñaría. Me acosté en el suelo y le afirmé
que tomara sus senos y que los dirigiera a mi pene, lo agarrara
y que empezara a moverlos cara arriba y abajo, comenzó
con un ritmo lento y comenzó aunmentarlo, de súbito, eyaculé
en su cara, a ella no le importó y me afirmó “Ahora penétrame
por el ano”, mas le afirmé que primero se lo chuparía
a fin de que entrase más simple, se lo comencé a chupetear hasta el momento en que
con un movimiento veloz la penetré, los 2 gemimos al
mismo tiempo.

Toda esta aventura duró como 1 hora, hasta el momento en que oímos un estruendos,
abrían la puerta de la casa, entonces me afirmó
que me ocultara en el baño y me aventó mi ropa, se metió
conmigo y encendió la regadera, al llegar sus papás al cuarto
de ella, oyeron el estruendos del agua y creyeron que su hija se
bañaba y salieron del cuarto. Yo me comencé a reír
y en la regadera comenzamos nuevamente el acto sexual, mas
esta vez fue más corto, por el hecho de que me acordé que debía buscar
a mi hermana a una casa de una amiga. Acabamos con un enorme
beso, me vestí y salí de la casa reposadamente sin que me
viesen sus papás. Al otro día la llamé, era Sábado, y le pregunté
que si iba a su casa, me afirmó que estaba bien y nuevamente
empezó la historia. Los dos lo hacemos cada viernes y sábados
en su casa, a exactamente la misma hora. Y jamás deseo que concluya

51 View