Mi nombre es Silvia me casé muy joven y soy madre de tres niñas.
Lo que contaré nunca lo contaría personalmente a absolutamente nadie, ni a mi mejor amiga y ni tan siquiera a un sicólogo, de ahí que tome la resolución de escribirlo por el hecho de que no puedo vivir con esto sin contárselo a alguien. Mi amante Desvirgo a mi hija – fue el hombre que la hizo mujer. Fue el hombre que me rompió la cola. – Esta es mi historia
Tras múltiples años de matrimonio nos apartamos – nunca fui infiel mientras que estuve casada. – mi ex- marido intento en múltiples ocasiones penetrarme la cola mas nunca se lo dejé en el momento en que me solicitaba tener sexo anal le afirmaba que eso era para las putas.
Soy mexicana de piel blanca, de cadera ancha – siempre y en todo momento me la pase haciendo dietas y ejercicios cuidando la figura – tratando de hacer feliz a mi marido.
– Tras el divorcio me refugie en mi negocio, rechace cualquier intento de acercamiento de un hombre me sentía herida, lastimada – pase unos meses sin salir de casa hasta el momento en que mi amiga Susana me invito a salir y poquito a poco fui saliendo de mi encierro a través de mi amiga conocí a Raúl un hombre de planeta de treinta años –amante de la música del jazz y fotógrafo profesional al comienzo le engañé le afirmé que era una mujer casada y que no era simple de llevar a la cama – procurando separarlo de mi vida.
– como en muchas ocasiones lo evadía mi amiga Susana era la chaperona para invitarme a salir y me afirmaba precisas un hombre que te sacuda con algo grande y Raúl lo tiene “estás ida siempre y en todo momento le respondía “en una ocasión me mostró unas fotos de Raúl desnudo y llegue a meditar que esas fotografías eran un truco por el tamaño del miembro.
– poquito a poco me sentí pero en confianza pero irrefrenada –Comenzó a solicitarme que estuviésemos en solitario – lo ignoraba – no deseaba ser una más en su lista mas siempre y en toda circunstancia acabábamos conversando de sexo y misma me sorprendía cuando le respondía — ¡uy que cerdo eres eso no se le hace a una mujer! –
– ¡Estás ido como crees es antinatural hacerlo por ahí –antihigiénico –además a de doler bastante! -¡Uy no que asco debe saber terrible!
Llego el día en que nos besamos – deseé oponerme – no lo consiga puesto que en el fondo lo deseaba – sentir sus labios me hizo estremecerme – reaccione cuando alzo mi vestido y empezó acariciar my cuerpo su mano recorrió mis nalgas y sentí su dedo escarbar en my hueco anal le solicité de favor saca el dedo de ahí no te da asco y además de esto me hieres me duele – ya te afirmé que jamás he hecho el amor por ahí ni con mi marido ni con ningún otro – me estremecí al percibir sus palabras – tengo un deseo enorme por hacerte la cola tienes unas nalgas bellas que no me fatigaría de morderlas y chupetearlas. Me olvidé de todo y empezamos a salir como pareja por la parte interior tenía el morbo de ver su pene y revisar si era verdad el tamaño mas no deseaba verme como una ofrecida.
— Fue el primer hombre en mi vida que me hizo el sexo anal – muchos lo procuraron mas jamás se los dejé – entre ellos mi ex- marido.
– fue mi amiga Susana quien me invito a una celebración en una finca cuando fui estrenada en el sexo anal –
Era la primera vez en muchos años que conocía a mi amiga que admitía ir a una de sus fiestas – sabia que en esas fiestas todo estaba tolerado – la enorme mayoría asistía por placer –
Me hallé con Raúl tomamos unas copas y sin más ni más me me senté en sus piernas empecé a tallar mi trasero en su pelvis –pero en el fondo estaba preocupada por que se le pudiera acontecer meterme su pene en la cola a ningún hombre le había tolerado hacerlo, mas si se trataba de el estaba presta a dejarlo que me lo hiciese en ese instante.
-alce mi vista y para sorpresa mía me hallé con la mirada de mi ex- marido – quien me miraba fijamente a los ojos no dando crédito a que estuviese en las piernas de otro hombre tallándole el trasero delante de la gente. –
–Me tome unas copas de vino y unas cervezas – me levante para ir a la recamase al retornar pase en frente de mi ex- marido y menee las nalgas con pero cadencia
Sentí las manos de Raul en mis nalgas – de reojo mire a mi ex- marido y deseé vengarme. -me sentía excitada mas igual me sentía apocada de que mi ex- marido me observara, me di valor, me sirve una copa más y decidí romper la barrera de lo prohibido.
–Perdí la ética no me importo en lo pero mínimo que el resto hombres me mirasen
– Me olvide de mis temores – me abrase fuertemente a su cuello – lo bese – y le afirmé al oído – hazlo y nos besamos – sentí sus manos en mis caderas.
-mi psique era un caos de sensaciones – sabia que me iba a doler mas lo quería procurar – lo bese fuertemente y le solicité que nos fuésemos a una habitación misma me ignoraba de mis actos – el vino y las cervezas que había ingerido no me dejaban meditar con claridad.
Lo escuche consultar por vaselina y en ese instante sentí todas y cada una de las miradas estuve a puntito de arrepentirme y salir corriendo mas el me tomo de la cintura y me abrazo, de esta manera abrazados nos fuimos a la recamase me sentía entre excitada y sonámbula mas Pasee decida a darle mi virginidad anal.
Estaba inquieta debo aceptarlo sabia que seria mi primera vez y tenia, temor, excitación y deseos por probar el sexo anal
Me sentía descreída – no podría pensar que estuviese a minutos de ser iniciada en el sexo anal empecé a tallar mis caderas buscando que el reaccionara – me tomo de la cintura y empezó a acariciarme las nalgas a separarlas buscando mi pequeño agujero.
Nos desvestimos poco a poco, me pongo boca bajo, sentí sus manos separar mis nalgas y dejo mi ano ante su lengua me lo chupo una y otra vez, hasta dilatarlo, tenia los ojos cerrados y tumbada en 4 patas sobre la cama con mi trasero al aire y Raúl tras mi dándome lengua a mi hoyo sin parar.
Fue cara mi bolsa y busco la vaselina se unto en uno de sus dedos y empezó a meterlos suavemente buscando no herirme
– relájate me afirmaba – afloja el cuerpo – debo dilatarte no deseo herirte y me tienes q asistir.
Pongo su cara en mi sexo y empezó a chupetear fue tal y como si recibiese una descarga empecé a moverme a vocear, que por la fuerza como me agite saque el dedo que me tenia clavado en mi cola
Empezó a meterlo de nuevo a moverlo de una lado a otro sintiendo lo estrecho y caliente de mi recto.
Ah ya no prosigas por favor detente ya no puedo pero – Házmelo o bien me marcho arrepentir de haber venido – tomo la vaselina y se embarro su miembro por completo –despacio – házmelo despacio por favor le afirmé
– lo intento una y otra vez sin conseguir vencer la resistencia de mi orificio lo regrese a ver y le mire el pene hinchado que me pareció imposible que consiguiera entrar sin herirme
—Tome su camisa y la mordí alce mis caderas lo regrese a ver y me tumbe sobre la cama – “hazlo le afirmé no te detengas solo hazlo si grito – sollozo no te detengas solo tómame o bien me marcho a arrepentir de haber venido.”
Se puso más vaselina y me afianzo de mis caderas sentí la presión en mi pequeño agujero Cerré mis ojos para ser franca lance un quejido cuando la cabeza de su pene empezó a penetrar a vencer la resistencia que ofrecía mi anillo se afianzo de mi cintura de forma fuerte eludiendo que me zafase de su pene.
Me mordí los labios eludiendo vocear -plañir – Deseó levantarme – y me afianzo de manera fuerte – abrí mis ojos y sin decir palabra le hice señales inclinando mi cabeza de que me dolía que me estaba hiriendo – salte dame unos segundos le balbuce –
– me dio unos segundos me deje caer sobre el jergón respirando con complejidad -me ponga apoyada sobre la cama boca abajo con los pies en el piso totalmente doblada en 4 patas con los senos y mi cara boca abajo –
— le afirmé que me pusiese pero crema – se acerco apartando mis nalgas me aplico la crema – mordí la camisa con pero fuerza y le afirmé hazlo – no importa que me hieras solo hazlo.
–se pongo tras mi y empezó a empujar, poquito a poco empezó a penetrarme y al fin logro consolidar la punta en mi abertura anal
–arañe el jergón sacudí la cabeza – Empecé a lamentarme – tenia los ojos llorosos por el ahínco de no vocear – de refrenar el dolor –
– hasta el momento en que no aguante más y empecé a vocear de forma fuerte cuando Raúl empezó a meterme el resto de su pene – me doble por completo – intente levantarme para eludir que me prosiguiera penetrando sin lograrlo – me sostuvo firme pegada a su pene.
— se sostuvo quieto, en mi cola no dándome ocasión de moverme.
— empezó despacio a moverse, a penetrarme poquito a poco empecé a gemir, a girar las caderas, a menear mi cola al encuentro de su pene – lo cara suavemente – , fue el instante que el aprovecho para penetrarme por completo.
Grite y mordí las sabanas se me rompió una uña por el ahínco de sostener la sabana de forma fuerte al sentirme totalmente penetrada – me doblegue por completo – empecé a decirle ya salte – acaba me estas hiriendo – por favor salte – siento que me partes –
– empezó con su vaivén de entrar y salir fuertemente, consolidado a mis caderas.
-toda vez que me penetraba me empujaba contra el jergón.
Lo sentía hasta lo pero hondo de mis intestinos – me saco excremento mas no le importo se limpio con la sabana y prosiguió penetrándome –
Me sentía agotada – con mi trasero -desflorado.
–perdí el tiempo de cuanto duro mas fue un buen tiempo ya antes de duchar mis intestinos con su semen para rodarse a un lado bufando agitado sudoroso.
— me puse de pie me tremían las piernas y el cuarto olía a excremento mire las sabanas manchadas, sucias – me dio vergüenza de manchar las sabanas el me comento no pasa nada es normal..
– Estuvimos juntos pero de 3 horas – intente detenerlo y le afirmé ya no me lo hagas me hieres por favor me duele, no consiga eludir que lo hiciese y me volvió a penetrar de la cola por segunda vez en mi vida – cuantas veces me lo hizo perdí la cuenta concluya con el cola llena semen.
–entre los muslos de mis piernas y en las sabanas había excremento apenas podía
Pasear – me trajo papel y jabón a fin de que me limpiara – cuando cruzamos el patio sentí las miradas de morbo de múltiples hombres.
Al otro día no podía levantarme de la cama por el dolor que sentía en mi cadera y en mis piernas me dolía terrible mi ano adquiera una pomada de vitacilina y me puse fomentos de agua caliente para atenuar un tanto el ardor y el dolor que sentía cuando iba al baño.
Esa primera vez nunca la olvide quedo grabada en mi psique fue un nuevo despertar en mi vida sexual.
Sabía que había sido una experiencia que sería bastante difícil de olvidar.
cuando descubrí la relación con mi hija reaccione con violencia, le grite lo corrí de la casa lo arañe – me sentí traicionada y me deje caer de nuevo abatida creí que – había cometido un fallo al dejarle el paso a mi casa – mas cuando mi hija me confesó que se sentía atraída por el – que mis chillidos y mis gemidos cuando me hacía el amor habían despertado en ella el deseo por el sexo por sentirse mujer – me escandalice al oír a mi hija decirme que deseaba entregarse a Raul que deseaba que fuera su primer hombre – creí que esto no podía estar pasando mas mire en sus ojos el deseo y la resolución por sentirse mujer con él y la apoye – ese es nuestro secreto que nunca me atrevería descubrir – la desfloro oral –vaginal y anal tal como lo hizo conmigo
He violado una regla esencial, he cometido quizá un enorme pecado que quizá sea algo inexcusable mas no me arrepiento y volvería a darle mi apoyo para hacerlo.

21 View