Antes que nada saludar y agradecer a todos por sus comentarios y opiniones sobre mis relatos anteriores.

Este relato es de nuevo real, tiene como personaje principal a mi vecina y su coche el que se averia.

Vivo al sur de España, en un pueblo a las afueras de la urbe en una urbanización de casas adosadas. Soy casado hace 5 años, los cuales llevo viviendo en esta urbanización, me describo muy brevemente, puesto que ya lo hice en mis otros relatos. Cuento con treinta y cinco años, mido 175 cm, unos 85 kg de complección atletica, depilado enterito, buen cuerpo y tamaño de pene normal, 17 cm pero cabezota.

Vamos con lo que importa, en la casa de al lado nuestra vivia una pareja con hijos, de unos cuarenta y cinco años aproximadamente cada uno y de buenas a primera notamos que el marido no aparece ya por casa, hasta que nos informamos que se han separado y se ha ido de casa, dejando a su dama y a sus hijos. El motivo de la separación no lo sabemos pero tampoco importa. Mi vecina como he dicho ronda unos cuarenta y cinco años, 160 cm más menos de altura, guapisima de cara, pelo rizado y cortito que le da una cara de traviesa increible, tiene dos buenas tetas y un culona y redondito que a traves del vaquero se le aprecia durito, ella no es gorda pero si rellenita, vamos de muy buenas curvas.

Todo empezó a primero de años un viernes por la noche en la que mi dama y yo acabamos follando como locos después de cenar y tomar unos vinitos, lo cual hizo que subiera la temperatura, mi dama es delgada, mide 170 cm pesa unos 65 kg, buenas tetas de silicona y redonditas y cuerpo atletico puesto que practica mucho deporte. Esa noche debido al vino de la cena nos vinimos arriba y acabamos teniendo una sesión de sexo salvaje y duro. Cuento con que decir que ella es gritona sobre todo cuando la cojo a 4, grita mucho y no para de pedir más y más. Pues esta noche no fué menos, llegamos ya desnudo a la habitación y tras una felación de infarto, me cabalga como loca, cambiamos a nuestra postura favorita y empiezo a cogerla a 4 y como no podia ser menos no para de gritar pidiendo más y que la azote, cosa que hago con gusto, llegando los dos al climax.

A la mañana siguiente mi dama se va a casa de su madre que esta en otra urbe y pasará la noche con ella, a eso de las 10 de la mañana me despido de ella en la puerta de casa, dandole un beso y diciendole que pase buena noche con su madre. Cierro la puerta me meto en casa y media hora después suena el timbre, me imagino que es ella que se le ha olvidado algo como es costumbre, pero no, para mi sorpresa es mi vecina. La saludo cortesmente y le pregunto que le ocurre, a lo que me contesta que tiene una rueda pinchada y si la podia ayudar que ella no sabe y quien lo hacia antes era su ex marido. Le digo que si, que sin problema que le ayudo encantado, instante en el que veo como se le dibuja una sonrisa picarona, no va vestida para nada provocativa, más bien con ropa de estar por casa, unas mallas y una camiseta básica de color blanco. Cerré la puerta de mi casa y nos dirigiamos a su casa, yo andaba detras de ella y no pude evitar fijarme en ese culo, como se le veia a traves de las mallas, grande, redondito y respingón. Llegamos a su casa y me enseño la rueda y sin más complicaciones me puse a cambiarla mientras que ella se metió en su casa a recogerla. Me afirmó que los niños estaban con su padre e iva aprovechar para recoger todo.

Acabé de arreglar la rueda, entre en su casa y no la veia, le di una voz y me contestó desde uno de los cuartos de los niños, fui allí y desde la puerta del cuarto pude verla, a cuatro recogiendo juguetes de debajo de la cama, se veia increible, ese culo enorme aguardando ser penetrado. Me quede sin palabras y solo me dedique a mirar mientras que recogia. Ella acabó de recoger y se me acabaron las buenas vistas. Le afirmé que me iva a casa y agarrandome del brazo me afirma que no, que me quedara a tomar algo con ella que sabia que estaba solo y así nos haciamos compañia mutua. Obviamente le afirmé que si que de acuerdo que me quedaba con ella a tomar algo, se le ocurrió que me quedara a comer asimismo que mientras que preparaba la comida me quedara en la cocina con ella, que abriria un vino mientras que. Estando ya en la cociana y ella preparando la comida no le quitaba ojo y ella parece que se daba cuenta, cada vez se inclinaba más, mostrandome sus tetas a traves del escote, lastima que llevara puesto el sujetador, ya el vino iva haciendo su efecto y cada vez estaba más y más caliente debido a las provocaciones de ella o esa era mi impresión, pero no queria estropear la ocasión y lanzarme sin tenerlo seguro puesto que podia ir a mi dama y contarle que me sobrepasé con ella. La comida estaba lista, ya habia caido una botella de vino blanco y ella abre otra diciendome que no solia beber nada de alcohol pero que estaba super agusto y queria más, le avise que cuidaito con la bebida que entonces hacemos cosas que no debemos y empezó a reir y rectificandome me pregunta mientras que se muerde el labio.

¿que no debemos o que hacemos cosas que queremos?

Acercandose a mi mientras que va diciendolo hasta que llega al taburete donde estoy sentado y pengado su cuerpo al mio me empieza a comer la boca con desesperación, primero besos y entonces metiendo su lengua hasta el fondo de mi boca, mordiendo mi lengua y mientras que sus manos acariciando todo mi cuerpo. Para de besarme y me afirma con cara de desesperada que esta super caliente que no se atrevia a lanzarse y de ahí que ha bebido tanto vino para tener el valor de atreverse. Se pega a mi todo cuanto puede y empieza a divertirme con mi oreja diciendome que en las noche nos escucha follar y que se masturba pensando que es ella y que hoy no escaparia sin que la azotara. Me pongo en pie y le digo que se desnude entera, que deseo verle esas enormes tetas y ese culo, me afirma que ella desea verme asimismo desnudo a lo que le contesto que se caye y haga lo que le digo, al quitarse la ropa veo como su tanga de color celeste tiene una mancha de humedad, la miro y se sonroja diciendome que la tengo como perra en celo y que desde que vivimos al lado de ella esta deseando que me la folle que es mia y que le haga lo que quiera.

La tengo desnuda ante mi, dos buenas tetas con aureolas enorme como galletas y dos pezones durisimos, le digo que se gire que deseo verle el culo, se gira y como imaginaba es grande y redondito y muy blanquito, le doy un azote el que no espera y suelta el primer gritito,

Yo: ¿No te lo esperabas perra? pues va a ser el primero de muchos, tu me has pedido que te azote como a mi dama pero creo que tu eres mas guarra, así que te azotare como te mereces.

Y zas otro azote en el otro cachete, ya tenia mis dos manos marcadas en ese culo enorme, ella tenia ya la respiración agitada y se le notaba deseosa. La giro y empiezo a comerle las tetas, a apretarlas y a morderle los pezones, la veo cada vez más caliente y empiezo a pellicarle los pezones mientras que la miro, me pide que apriete mas, que esa perra necesita más, cada vez gime más fuerte y los pezones estan más duro. Le digo que ya esta bien de divertirme con sus tetas que se gire y se apoye contra la encimera de la cocina y separe las piernas, me pongo detras de ella y le paso la mano desde la vagina hasta su culo. Esta super mojada, y cada vez más agitada, le digo al oido lo guarra que es por calentarse así con su vecino casado, ella afirma q si que es una guarra que necesita que su vecino se la folle como a su dama, que su ex no la satisfacia nada y de ahí que se separó, mientras que no paro de acariciar su clitoris desde atras, saco la mano bien mojada y la paso por su cara mojandola con sus jugos mientra le digo que como buena perra tiene que oler a perra. Me pongo de rodillas y meto mi cabeza entre su culo y su vagina y empiezo a lamer, escucho sus gemidos cada vez mas fuerte y dejo de lamerle la vagina para lamerle el culo, le tengo que separar los cachete para llegar a su ojete, primero le paso la lengua y entonces hago como si la penetrara con ella, mientras que hago esto la estoy masturbado, instante en el que noto como empieza a temblarle las piernas, flexiona las rodillas, las estira no aguanta mas y se corre dando unos gritos increible, pero mas increible es todo cuanto moja mientras que se esta corriendo, tiene que agarrase fuerte a la encimera por que se casi se cae. Me pongo en pie y mientras que se esta recuperando de la corrida, le doy dos buenos azotes, diciendole que se prepare por que ahora voy a follarmela por el culo que es lo que esta deseando. Me afirma que solo se lo hicieron por ahi una vez, pero que desea que yo se lo haga.

Me bajo los pantalones y saco y polla durisima, la paso primero por su vagina a fin de que se me humedezca con sus jugos, la paso por su clitoris todavia sensible, instante en el que me afirma que le rompa el culo. La vuelvo azotar, tiene el culo ya rojo pero para mi sorpresa pide más, desea que la castigue por perra, por guarra, que esta muy caliente por que sabe que va a follarla el marido de la vecinita gritona. Pero que ella es mas guarra y gritara y pedira mas. Ya tenia bien mojada mi polla y ahora ya la tenia rosandole el ojete, le preguntaba que qué queria y ella me afirma que le folle el culo, instante en el que empiezo a metersela sin parar y hasta el fondo, agarrandole bien la cintura y ella gimiendo y diciendo que le duele pero que no pare. Se la tengo metida hasta el fondo y la dejo quieta metida así, yo creia que iva a decir que fuera tranquilo, pero me equivoqué, empieza ella a mover el culo como loca diciendome que me la folle que le de duro y descargue toda mi leche dentro de su culo y así hice. Le di duro por un rato hasta que acabe dentro de su culo, recupero el aliento y se la saco, se gira y la veo como recoge leche de su culo y se lo mete en la boca diciendome lo rico que esta. Se agacha y me da una felación que jamás olvidare dejandola bien bañada y de nuevo bien dura. Me mira y me afirmas vamos a comer y entonces tomamos el postre mientras que me guiña el ojo.

1011 View