mi vecina japonesa

Esto ocurrió un día en mi casa cuando tenía 17 años, yo estaba
en mi computadora a las 6 pm de un Viernes, jugando un simulador
de vuelo. Cuando oí el timbre de mi casa, puse pausa al juego
y me acerqué a la puerta y la abrí, cual fué misorpresa, era
mi vecina Gabriela. Ella era de piel amarilla, cabello
güero, ojos azules, su cuerpo estaba bien formado, casi
perfecta, bueno: Era perfecta.

Al preguntarle que deseaba, me dijo que tenía un problema
en su computadora, no era de extrañarse que ella me pidiera
ayuda, porque yo sabía mucho y yo les había ayudado a sus
papás en otras ocasiones. Le dije que si y que me esperara,
que iba a apagar mi computadora.

Por suerte no había nadie en mi casa y puede salir rápido
sin pedir permiso. Llegamos a su casa, que estaba a 4 casas
de la mía, y entramos. Tuve suerte de que no estuvieran sus
papás. Me llevó a su cuarto, entonces empezó por encenderla,
mientras tanto le pregunté que donde estaban sus papas,
ella me dijo “Fueron a una fiesta”. Yo me sentí
aliviado, porque sabía que sus padres llegarían tarde
y les sorprendería ver a un hombre solo con su hija. Una vez
cargada la computadora, empezó a buscar el problema y sin
querer activó un archivo, al ponerse en la pantalla se mostró
una foto erótica, un hombre penetrando por detrás a una
mujer, ella con cara de sorpresa me dijo “Son de mi
hermano!!! ¿Te gusta?” yo, pensado que contestarle,
lo lógico fue decirle “Si”, ella me volvió a
preguntar “¿Qué es lo que te gusta de ella?”,
yo nervioso le contesté que su vagina y sus senos.

Ví su cara de tranquilidad, ella me dijo “¿Te gusto?,
yo estaba nervioso y le dije “Me gustas mucho”.
De pronto, ella apagó la computadora, ella vestía una falda
corta y una blusa, entonces se empezó a quitar la blusa,
mi pene se estaba excitando, yo siguiendo mis instintos
me empecé a quitar la camisa, de allí el pantalón, al ver
ella lo que estaba haciendo, también se quitó la falda.
Nos quedamos en ropa interior, ella se quitó sus “Brasier
de entrenamiento”, y pude ver sus pequeños senos,
sus pezones estaban muy rojos. Ella observó que no le quitaba
la mirada de sus hermosos senos y me dijo “Tócalos”,
yo torpemente la agarré de la cintura y la senté en la cama,
me acosté sobre ella y empecé a tocar sus senos, jugué con
su pezón y se lo empecé a chupar, se los lamía como un bebé.
Ella hizo un gemido que me excitó, de pronto se levantó y
me dijo “Quiero ver tu pene”, yo un poco nervioso
por la situación tan excitante, me bajé el calzón, entonces
ella me acostó en la alfombra del piso y empezó a tocar mi
pene, me dijo “Lo tienes grande, está muy rojo y caliente”
y comenzó a besarlo y a chuparlo, lo lamía como si fuera una
paleta, sentía que iba a explotar por la excitación.

Ella me levantó y me dijo “Hazme lo mismo”, se
acostó sobre el suelo y abrió las piernas, puede ver su vagina,
vi como estaba húmeda y casi no tenía vello, entonces, recordando
películas que había visto en casa de mis amigos, agarré
mis manos y le abrí los labios vaginales, acerqué mi cara
e introduje mi lengua en su vagina, hasta llegar a su clítoris.
Ella empezó a gritar de placer, yo seguía lamiendo su vagina,
sobaba mi cara, y dirigí mis dedos hacia su vagina para masturbarla,
empezó a gemir con más fuerza, creo que me pasé 10 minutos
masturbándola, cuando me dijo con una vos suave, “Ahora
penétrame”, yo me acomodé y agarré me pene y lo dirigí
hacia su vagina, entonces movió sus 2 manos y agarró mi pene
y dijo “Yo quiero introducirlo” y comenzó a
metérselo mientras gemía, entonces empecé a meterlo y
sacarlo. Primero iba con un ritmo lento, pero después aumentaba
de velocidad, yo empecé a gemir también, era algo que nunca
había sentido en mi vida, ella gritó con más fuerza, quizá
estuvimos como 10 minutos. Me retiré de ella porque ya me
había cansado de tanto agotamiento, ya tenía mucha rapidez
y como gritaba mucho pensé que que el perro empezaría a ladrar
y los vecinos pensaran que algo estaba pasando en la casa.
Entonces me dijo “Por qué te paras???”, entonces
le dije “Quiero que me masturbes con tus hermosos
senos”, ella me dijo que no sabía como se hacía, entonces
le dije que yo le enseñaría. Me acosté en el suelo y le dije
que tomara sus senos y que los dirigiera a mi pene, lo agarrara
y que empezara a moverlos hacia arriba y abajo, ella empezó
con un ritmo lento y empezó aunmentarlo, de pronto, eyaculé
en su cara, a ella no le importó y me dijo “Ahora penétrame
por el ano”, pero le dije que primero se lo chuparía
para que entrara más fácil, se lo empecé a chupar hasta que
con un movimiento rápido la penetré, los dos gemimos al
mismo tiempo.

Toda esta aventura duró como 1 hora, hasta que oímos un ruido,
estaban abriendo la puerta de la casa, entonces me dijo
que me escondiera en el baño y me aventó mi ropa, ella se metió
conmigo y encendió la regadera, al llegar sus papás al cuarto
de ella, oyeron el ruido del agua y pensaron que su hija se
estaba bañando y salieron del cuarto. Yo me empecé a reír
y en la regadera empezamos de nuevo el acto sexual, pero
esta vez fué más corto, porque me acordé que tenía que buscar
a mi hermana a una casa de una amiga. Terminamos con un gran
beso, me vestí y salí de la casa tranquilamente sin que me
vieran sus papás. Al otro día la llamé, era Sábado, y le pregunté
que si iba a su casa, ella me dijo que estaba bien y de nuevo
comenzó la historia. Los 2 lo hacemos los viernes y sábados
en su casa, a la misma hora. Y nunca quiero que termine

26 View