Esta vez les contare lo que ocurrido una vez que me merendé al novio de mi hija, pasaron los días y hasta un mes después volvió a casa, esta enana de mi hija lo había terminado, solo me limite a decirle es buen chaval hija, en resumen tratando de que regresara, veintitres cm no se hallan de manera fácil.
Yo estaba con ganas de tener de nuevo ese mocoso en mí, mas esta vez deseaba que me hiciese suya analmente, conque hice que un día le llame y lo cite en casa, le afirmé que se saliese de clases para tener la seguridad que mi hija no llegase, de este modo lo hizo, fue un martes a las once lo cite, un poco antes, me hice un lavado anal, me lubrique, me puse un vestido súper pegado, obvio sin lencería, se marcaban mis grandes senos, mis pozones, mis piernas se veían preciosas, mas mis nalgas estaban súper marcadas, ese vestido afirmaba arráncame y viólame sin piedad.
Dieron las once en punto y allá estaba el mocoso, en punto. Toco la puerta, abrí, me di vuelta mostrando lo que sería suyo y le afirmé pasa papá, en eso siento como me agarro por detrás y comenzó a pegarme su bulto, dios podía sentirlo todo, me mordía el cuello, me apretaba los senos, solo afirmaba que ricas nalgonas señora, solo me limite a decir el día de hoy van a ser tuyas toma, le afirmé ven vamos a cuarto, mas a sus dieciocho años no podía controlarse, solo afirmó no ni madres, acá se la voy a mater, me quito el vestido, me dejo desnuda plenamente, se desvistió el, pude ver sus diecisiete años, bonito todo el, su pene estaba como un poste de luz, absolutamente erecto, firme, caliente como un hierro, en eso comenzó a besarme como ido, mordía mi cuello, mis senos, fue bajando hasta llegar a mi clítoris, pude sentir su lengua húmeda y caliente comenzando a besar mi clítoris, estaba súper mojada, caliente, sedienta de ser tomada por ese mocoso, en eso me fui virando hasta quedar en situación de sesenta y nueve, le afirmé el día de hoy vas a aprender cosas distintas toma, me metí sus veintitres cm a la boca, lo devore con todo, lo lamia de arriba abajo, lo ensalive todito, en eso baje a besar sus testículos, los hice míos, lo bese toditos, los absorbía, pude sentir su excitación en tanto que no dejaba de darme lametones en mi clítoris y mi entrada de la vagina, estaba súper excita, en eso comencé a besar sus nalgas, poquito a poco fui metiendo mi lengua caliente y húmeda dentro de ellas, hasta llegar a su agujero, al comienzo intento apretar mas mi lengua ya lo había tocado y mi lengua lo lamia como desquiciada, el dejo de resistirse, aflojo, allá afirmé eres mío chamaco, de esta forma proseguí lamiendo su ano, presionaba con mi lengua , podía sentir su excitación, en eso pude sentir como el hizo lo mismo, metió su lengua en mi ano, ufffff, en ese instante nos prendimos, allá estábamos como locos en un sesenta y nueve anal, nuestras lenguas jugando en nuestros anos estaba súper caliente y el asimismo, en eso se detuvo y pregunto, me va a dar el culo el día de hoy, solo le afirmé es tuyo, solo tómalo, en eso me afirmó no sé de qué forma, es mi primera vez, solo le di un lubrificante que tenía cerca, listo para el instante, se unto en su pene y afirmé mételo papi, sentí como pongo su pene en mi ano, comenzó a empujar poquito a poco, cuando de pronto entro la cabeza, pegue un grito realmente fuerte, eran veintitres cm, no es sencillo, en eso por su inexperiencia el malísimo me la empujo toda, sentí el dolor más grande que nunca había sentido, me súper abrió, creí que me iba a romper el trasero, mas era más la excitación de tener ese mocoso dándome por detrás, en eso propio de su edad comenzó a meter y sacar como ido, el dolor desapareció mas el placer era inenarrable, no gemía de placer chillaba de placer y gusto, estaba como poseída, solo deseaba más, le comencé a decir, de este modo, de esta forma rómpeme el trasero, rómpelo sin hiere toma, a él eso lo prendió y podía sentir como lo metía de manera fuerte, rebotaba su pelvis con mis nalgas, fue tanto la excitación que llego el primer clímax, me vine a chorros, mas el mocoso no paraba, prosigue, dándome muy duro, en eso le afirmé, para para, solo afirmó no, le afirmé te montaré toma y te voy a dar de sentones, eso le gusto y paro la matanza que le daba a mi ano, en eso lo saco, ufff, me sentí súper abierta y de esta manera estaba, súper abierta, lo acosté en el suelo y me fui sentando poquito a poco, podía sentir como ese pedazo de carne se hundía en mí, su cara era de excitación, de esta forma me senté hasta desaparecerlo todo, lo tenía todo a dentro, el solo afirmó ahora si suegra dele, comencé a moverme como ida, el placer enorme regreso, no podía parar, me daba de sentones, me movía de adelante cara atrás, cara círculos sentada, el solo apretaba mis senos, mis pezones, estaba como desquiciado me apretaba fuerte mas la excitación bloquea el dolor, de esta manera estuvimos hasta el momento en que no pude más y pude sentir como venía mi segundo clímax, en eso observe que el comenzó a tener espasmos, solo afirmó me vengo y llegamos los 2 juntos, sentía como ese semejante pene de veintitres cm me bombeaba muy dentro, quedamos allá tirados unos minutos, hasta el momento en que sentí como fue perdiendo rigidez su pene, se quiso parar y le afirmé espera, de esta forma lo exprimo bien y que todo me quede a dentro, solo sonrió hasta el momento en que su pene salió solito de mí.
Nos acostamos en el piso, siguiente nos levantamos y nos fuimos a mojar, saliendo del baño ocurrido algo que más adelante les contare.

14 View